Autoclubes en Hidalgo: pasiones y hermandades por los vehículos (VIDEO).

Autoclubes en Hidalgo: pasiones y hermandades por los vehículos (VIDEO)

Un hilo conductor de quienes forman parte de estos “clanes” es el amor por los coches; quienes invierten fuertes sumas de dinero y mucho tiempo para transformar y llevar al límite estas creaciones. Aquí te los presentamos
0
629

Alemanes, japoneses, italianos, franceses, estadounidenses… no importa el origen, la nacionalidad; aquí todos son bienvenidos, familia; así es el mundo de los autoclubes. Clanes con un objetivo común: el amor por los vehículos.

 

En un rápido coche alemán,
estoy sorprendido de haber sobrevivido…
Una bolsa de aire me salvó la vida.

“Airbag”-Radiohead.

César Camacho, Sergio Enciso e Israel Jaimes, son tan sólo tres representantes de los más de 60 autoclubes que existen hoy en el estado de Hidalgo, cuyas pasiones y motivos coinciden: las máquinas.

 

Y es que el amor por los vehículos, sin importar marcas, modelos o equipos, es uno de los hilos conductores que los unen, junto con cientos de entusiastas que acuden cada viernes al llamado de sus hordas.

 

Para César Camacho, presidente del Autoclub Eclipses de Hidalgo, no se trata sólo de una moda pasajera sino de una especie de adicción que aumentó con la llegada a las pantallas grandes del filme “Rápido y Furioso”.

 

Desde entonces, hace ya más de 20 años, los hidalguenses comenzaron a interesarse más en el automovilismo, pero sobre todo en la apariencia de sus autos, cuyas inversiones son constantes.

La verdad es que no hay dinero que alcance, no existe un presupuesto como tal para mejorar o “enchular” estos automóviles, confiesa César, quien presume su Spider en las inmediaciones de una tienda de autoservicio, en Pachuca.

 

Porque estos gastos en los coches dependen de cada uno de sus dueños y, obviamente, del poder adquisitivo o los ahorros en muchos de los casos.

 

ENTRE AUTOCLUBES Y PERTENENCIAS

 

En la próxima guerra mundial,
en un gigante acuchillado,
nací de nuevo.

Llantas, rines, alerones, equipos de audio, pintura, luces, faros, amortiguadores; un largo etcétera, tecnología y un claro sentido de pertenencia, es lo que predomina entre conductores.

 

César, Israel y Sergio coinciden que al hablar de autoclubes hay que hablar también de una gran familia, convivencias y amistades e inclusive hermandades difíciles de quebrantar.

 

“Hay salidas a balnearios o a la carne asada, es una gran comunidad”, expresa Sergio Enciso, uno de los jóvenes amantes de estos vehículos.

 

Las motivaciones son diversas, pero siempre enfocadas en optimizar sus unidades y, en el caso de Sergio, resulta también una oportunidad para conocer gente y lugares de la República Mexicana.

 

Sergio lleva apenas 10 años en los autoclubes; sin embargo, su vehículo está ya considerado entre los 15 mejores del país en su categoría (de la marca Volkswagen).

César, Sergio e Israel, comparten un mundo de experiencias, en torno a los automóviles, desde el estado de Hidalgo.

César, Sergio e Israel, comparten un mundo de experiencias, en torno a los automóviles, desde el estado de Hidalgo.

Mientras que César ofrece cátedra sobre el clan al que representa, con modelos descapotables que rugen sobre las arterias de la capital hidalguense.

 

Por supuesto son autos que no pueden correrse como sus dueños quisieran, por las restricciones legales, el tema de la seguridad y por la cantidad de baches que existen no sólo en Pachuca sino en la mayoría de las ciudades.

 

EXPERIENCIAS Y TRIBUS REUNIDAS

 

En el letrero de neón,
desplazamiento hacia arriba y hacia abajo,
nací de nuevo.

Israel Jaimes, quien también es presidente de su autoclub, el Egocentric, formar comunidad y asesorarse, resultan otros de los atractivos.

 

Entre integrantes de estos autoclubes en Hidalgo, como en el resto del mundo, hay mecánicos, ingenieros, eléctricos y un sinfín de profesionales que orientan a estos miembros para cumplir sueños.

 

La pandemia frenó el avance; sin embargo, en las últimas semanas ha crecido de nuevo el interés, no sólo de quienes poseen este tipo de vehículos, sino de la población en general.

 

Acuden cada ocho días, los fines de semana, para reunirse, conversar, mostrar y cautivar con estas creaciones que además requieren mucho mantenimiento y esmero.

 

Y pese a que muchos de los integrantes de estos autoclubes son muy jóvenes, al hurgar entre sus “tribus”, como las llama Sergio, puede hallarse de todo, hasta veteranos aficionados a los coches clásicos.

 

Pero también familias enteras que buscan el esparcimiento tras el encierro decretado por el Covid-19; por eso es común encontrar hasta pequeños, quienes evidencian su emoción de ver muy de cerca estos vehículos transformados.

 

El de los autoclubes es un ambiente predominantemente sano, donde quienes forman parte se sienten identificados y buscan trascender, más allá de los egos.

Estos vehículos, que exhiben sus dueños cada semana, requieren fuertes inversiones y constante mantenimiento.

Estos vehículos, que exhiben sus dueños cada semana, requieren fuertes inversiones y constante mantenimiento.

DIFERENCIAS, COINCIDENCIAS Y ESPACIOS

 

En un estallido interestelar,
estoy de vuelta para salvar el universo.

 

Tuning (modificaciones y personalización de coches), audio (bocinas, estéreos y hasta pantallas), muscle cars (los famosos autos deportivos y “musculosos”); en fin, son tantas las categorías como las posibilidades de quienes las consideran parte de sus vidas.

 

“Son diferentes culturas y cada quien lleva su carro al límite o lo modifica a su manera… no hay enemistades… por el contrario, hay respaldo de la propia comunidad”.

 

Estos liderazgos de autoclubes en Hidalgo también concuerdan en que hacen falta espacios al aire libre para mostrar sus “tesoros” y para estas convivencias o para las competencias.

 

Los municipios podrían tener ganancias si permitieran las carreras, que estas no fueran clandestinas sino apoyadas con seguridad y con las condiciones necesarias, pero es un tema que debe valorarse aún.

 

Mientras tanto, estas cofradías sobreviven y destacan hoy en Hidalgo conforme lo permiten las normativas, aunque en materia de mutaciones y adaptaciones de vehículos no hay reglas ni ley.

 

El amor y la pasión por los automóviles son los “pegamentos” más importantes que mantienen unida a dicha comunidad que es, por supuesto, inclusiva y cada vez más grande.

Cada coche es único y refleja la personalidad de su dueño.

Cada coche es único y refleja sin lugar a dudas la personalidad de su dueño.                       Foto: Cortesía.

Por si te interesa conocer más acerca de los autoclubes en Hidalgo, cada fin de semana se reúnen en el estacionamiento de Soriana del Valle, en la ciudad de Pachuca, a partir de las ocho de la noche.

 

Sergio, Israel, César y otros tantos expertos seguro compartirán sus conocimientos e intereses con quienes se acerquen a ellos.

 

Este reportaje se acompaña de la rola “Airbag”, de la banda británica Radiohead; aquí puedes escucharla mientras lees:

 

Para volver a ver: Engalanan calles de Pachuca con desfile de autos clásicos, organizado por club