Cantineando Ando: la riqueza de las cantinas de cara a una pandemia.

Cantineando Ando: la riqueza de las cantinas de cara a una pandemia (VIDEO)

Después de muchos meses bajo la incertidumbre económica, estos lugares vuelven con mayor fuerza para ofrecer no sólo tragos o sazones, sino una amistad que no puede quebrar ni la enfermedad
0
246

La calle de Nicolás Romero, en el centro de Pachuca, llegó a albergar hasta 14 cantinas a la vez, desde Guerrero hasta Abasolo; espacios donde convergían cansancios, labores, oficios, pero sobre todo estigmas: la pobreza.

 

Bohemio es ser la sombra de encontrarle el sentido a las cosas,
bohemio es el deseo y el destiempo, también es necesidad…

“Bohemio”-Andrés Calamaro.

 

Hoy, después de muchos años, la realidad de estos sitios de convivencia en torno a una copa, una cerveza o un buen platillo, es muy distinta.

 

Sueños comunes han logrado la transformación, dejar atrás al tabú, para convertirse en lugares donde confluye la amistad, la buena charla y, sobre todo, el deseo de salir adelante.

 

Francisco Javier Zavala Ramírez, presidente de la Asociación de Bares y Cantinas de Pachuca y su Zona Metropolitana, comparte con Réplica algunos esfuerzos orientados a la recuperación económica.

 

Presidente de Bares y Cantinas habla sobre panoramas que enfrentan y realidades modificadas por el Covid-19 para estos establecimientos.

Presidente de Bares y Cantinas habla sobre panoramas que enfrentan y realidades modificadas por el Covid-19 para estos establecimientos. Fotos / Video: Leonardo Moreno / Réplica.

 

A través del proyecto “Cantineando Ando” 14 cantinas suman energías, no sólo por el tema económico, sino además por el rescate de tradiciones que se niegan a morir.

 

Sitios que cuentan hasta con 100 años de historia, legados que pasaron de generación en generación y que hoy guardan entre sus paredes memorias de otros tiempos y lazos; vínculos de hechos que edificaron la propia ciudad.

 

Para Francisco Javier hoy las cantinas ya no son esos lugares estigmatizados por tabúes, pues existen buenas amistades y muchos personajes únicos.

 

No te pierdas: ‘Fumigados’ y a punto de quebrar bares y cantinas, por cierre de actividades

 

AMISTADES Y SAZONES COMO BASE DE LAS CANTINAS

 

Te quiero porque, a pesar de todo,
me vas a seguir queriendo un poco más;
permite que me saque el sombrero

para saludarte
Libertad.

 

Quienes acuden a las cantinas, a veces lo hacen más por la amistad; no es lo mismo que acudir a un antro, donde las relaciones son impersonales y frías con quienes atienden o donde la música está tan alta que no se puede conversar.

 

La gente que acude a las cantinas no va sólo por el trago, sino también porque el cantinero siempre está dispuesto a escuchar.

La gente que acude a las cantinas no va sólo por el trago, sino también porque el cantinero siempre está dispuesto a escuchar.

 

Por estas y otras muchas razones, el presidente de la Asociación de Bares y Cantinas considera que no hay punto de comparación,

 

Además la sazón de las cantinas, que bien es motivo de un reportaje aparte, tampoco tiene parangón con el de cualquier otro restaurante o local donde se ofrece comida.

 

La gastronomía de las cantinas es digna de estudio y análisis, pero sobre todo de orgullo, pues es al calor de estos platos donde también surge el reencuentro, la nostalgia siempre presente.

 

Aquí puedes ver las entrevistas sobre el proyecto “Cantineando Ando”:

 

QUIÉNES PARTICIPAN

 

Bohemio y tu deseo de aferrarse

a las espinas de las rosas;
bohemio que prefiere que

la noche lo acompañe a caminar.

 

Para “Cantineando Ando”, explica Javier, hoy participan negocios como “El Tapatío”, “El Tratado de Versalles”, “La Medusa”.

 

Los Rones de Don Chino”, “No te rajes”, “El Faro”, “La Barrica”, “La Barata”, “La Estudiantina”.

 

Así como “El Salón Regio”, “Salón Pachuca”, “Salón Victoria”, “Rebolledo”, y “El Expendio”, donde cada uno aporta sabores, preparaciones y su propia magia.

 

Las tradicionales cantinas de Pachuca hoy se vuelven a reunir en un solo proyecto: "Cantineando Ando".

Las tradicionales cantinas de Pachuca hoy se vuelven a reunir en un solo proyecto: “Cantineando Ando”.

 

Porque además las cantinas ofrecen precios más bajos y, como ya se dijo, una relación mucho más estrecha entre sus clientes y quienes están detrás de la barra, dispuestos no sólo a servir sino a escuchar.

 

“Cantineando Ando” ofrece recorridos por el primer cuadro de la ciudad para conocer la historia de una Pachuca antigua y lejana, con visita a cuatro cantinas cada semana.

 

Comienza en un lugar con alimentos e incluye alimentos y bebidas por un poco más de 500 pesos que, al final, es un ganar-ganar tanto para visitantes como para estos establecimientos.

 

LAS NEOCANTINAS

 

Te quiero porque, adentro del abismo,
vas a seguir siendo el mismo para mí;
permite que me incline ante tu sombra,
cuando un cántaro se rompa
Libertad.

 

 

Francisco Javier expone que algunos de estos locales apuestan por una nueva concepción para el centro de la ciudad, con comercialización de bebidas tradicionales.

 

Se trata de las neocantinas, que guardan esa esencia de lugar antiguo, pero con toques de modernidad en cuanto a la presentación y oferta.

 

Destilados, mezcales, jobo, charanda, pulque se reinventan en un esfuerzo para que la gente se acerque a estos espacios.

 

Sabores, aromas, camaraderías son dignas del reencuentro en estos recintos consagrados al dios Baco.

Sabores, aromas, camaraderías son dignas del reencuentro en estos recintos consagrados al dios Baco.

 

Los cerros impidieron que la ciudad creciera hacia la zona norte, lo que obligó su expansión hacia el sur y, con ello, que muchas personas dejaran de visitar la zona.

 

Con esa situación geográfica, hoy los negocios del centro buscan alternativas para no perder más clientela, por lo que hay una mayor variedad de productos y servicios.

 

“La intención es que la gente venga, conozca, se lleve una probadita y que nos den la oportunidad y confíen nuevamente en las cantinas para divertirse”.

 

TRANSFORMARSE Y AVANZAR

 

Primero sé que voy camino a nada,
pero a veces nada importa y naufragas,
permite que te rinda un homenaje

en mi permanente raje
Libertad.

 

 

Para Roberto Espinosa, músico de profesión y cantinero de oficio, “El Tapatío” es una de las puertas abiertas que pueden encontrarse luego de la pandemia.

 

Roberto cuenta que la historia de las cantinas ha cambado mucho, un asunto a destacar es el hecho de que antes eran exclusivas para hombres, hoy incluso se conocen como lugares familiares y de celebración.

 

Las tradiciones como el cubilete, el dominó, algunos juegos de azar (los propios albures) dieron paso a nuevas formas y costumbres.

 

“Recibimos lo mismo a un par de compañeros bohemios que a una familia completa, sin discriminaciones y no pasa nada, puede venir cualquier persona y ser atendida como merece”.

 

Aunque es cierto que, también por la pandemia, algunas tradiciones por las que son conocidos los hidalguenses, como las famosas “cruzadas” y los “Hidalgos” tuvieron también que restringirse.

 

Pausarse o limitarse a fin de impedir contagios de Covid-19, pero que no modifican la sensación de camaradería y cariño al interior de estos recintos en honor a Baco.

 

LA REPRESENTACIÓN

 

Anoche te escribí nuevas canciones,

eso sólo significa
que le robé palabras a tu ausencia

para tratar de seguir.

 

Casi dos décadas pasaron sin que estos establecimientos tuvieran una representación formal, por lo que Francisco Javier y otros propietarios decidieron unirse.

 

Bajo la Asociación de Bares y Cantinas de Pachuca y su Zona Metropolitana, hoy confirman nuevos aires y bríos para el rescate y empuje del sector.

 

Esta falta de representación trajo consigo algunas tomas de decisiones perjudiciales para sus negocios, lamenta el presidente, por lo que decidieron volverse a reunir.

 

Algunas tradiciones como las famosas "cruzadas" tuvieron que restringirse para evitar contagios.

Algunas tradiciones como las famosas “cruzadas” tuvieron que restringirse para evitar contagios de coronavirus.

 

“Hoy evidentemente nos coordinamos y estamos en sincronía con las autoridades sanitarias, a raíz de que somos de los sectores más afectados por la pandemia”.

 

Deudas, aforos, gastos, son cargas que aún pesan demasiado para varios propietarios, quienes incluso trabajan hoy al punto de la quiebra, debido a las restricciones.

 

Es; no obstante, un ambiente en el que casi todos se conocen, obligados por la necesidad a reorganizarse y hacer fuerza para sobresalir una vez más.

 

Son, reiteran sus encargados, lugares donde la atención y el afecto confluyen, pues las cantinas (las neocantinas) son, antes que cualquier otra cosa, sitios donde reencontrarse tras meses de incertidumbre.

 

Las cantinas como recintos, santuarios y tabernáculos no sólo para pasar el tiempo o abandonar por un momento el estrés, sino para recuperar el recuerdo y pensar en un mejor mañana.

 

Este reportaje se acompaña de la rola “Bohemio”, del cantante argentino Andrés Calamaro; aquí la puedes escuchar mientras lees:

 

Para ver de nuevo: De tragos, sazones y amistades; el reencuentro con las cantinas (VIDEO)