Contra el feminicidio, contra las violencias; las voces de ELLAS

No somos un objeto, no estamos locas, no rayamos ni pintamos… somos mujeres en búsqueda de que cambien las condiciones actuales; alzamos la voz contra los feminicidios, contra las desapariciones, contra todo aquello que daña a la sociedad y al sector femenino. Somos mujeres que exigimos justicia por las que ya no están, por las que siguen y por nosotras mismas; afirman colectivas en Hidalgo, como parte de movimientos y batallas que, por desgracia, aún no terminan y estas son sus voces, sus gritos…
0
346
Contra el feminicidio, contra las violencias; las voces de ELLAS.

Alarmantes, terribles, escandalosas; muchos son los adjetivos que podrían utilizarse para describir las cifras relativas al feminicidio en México, que pasó de 2015 con 5.9 casos diarios a 10.17 en 2020.

Ella se siente tan perdida,

sin alguien,

ella se siente sola,

como sin alma…

“She”-Clan of Xymox.

En 2020, según las cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), México registró 3 mil 723 muertes violentas de mujeres, entre feminicidio y homicidio doloso.

Ese mismo año el estado de Hidalgo contó 54 muertes violentas contra mujeres, lo que habla de un constante incremento que la pandemia no detuvo, sino por el contrario, pareció acelerar.

Durante reciente conferencia, para dar a conocer el feminicidio de una menor de edad en el municipio de Tizayuca, el subprocurador Arturo Flores Molina confirmó que en lo que va de 2021 ya hubo cinco feminicidios en la entidad.

Feministas toman las calles para protestar ante feminicidios ocurridos en la entidad.
Feministas toman las calles para protestar ante feminicidios ocurridos en la entidad.

Dichos números vienen a colación como parte de las luchas diarias que emprenden mujeres, de todas las edades, de todos los estratos sociales y a través de diversos frentes, en contra de las violencias que padecen.

Réplica platicó con algunas representantes de movimientos y organismos dedicados a levantar la voz para exigir justicia y una transformación social que implica el respeto irrestricto al sector.

Colectivos feministas que suman voces, rompen viejos paradigmas y estereotipos y ofrecen además un respaldo que no encuentran aquellas familias que hoy lloran la desaparición o la muerte de sus seres queridas.

EL FEMINISMO COMO MOTOR

Ella se siente tan sola,

ella siente demasiado,

ella se siente tan fuera de contacto,

ella se siente no amada…

Entender al feminismo es sencillo, afirmó Daniela, una joven que junto con sus hermanas y amigas forma parte del colectivo Tetlachihui Machtiani, que es también una red de apoyo contra las violencias en el ámbito escolar.

“Queremos justicia, que nos escuchen, que dejen de oprimirnos y de tratarnos como objetos sexuales, que exista igualdad y que dejen de violar y matar a las mujeres”. Que no haya más feminicidio.

Aquí puedes ver nuestras entrevistas a feministas del estado:

Como ellas hoy muchas feministas buscan un auténtico cambio, mediante el cual se rompa el silencio; no se trata de gritar o de destrozar, acaso de generar violencia contra la violencia, sino de llamar la atención para que la sociedad despierte.

Para estas jóvenes la iconoclasia es además una bandera; un movimiento con siglos de origen que deriva del griego y significa “ruptura de imágenes”, mediante el cual asumen la protesta contra el patriarcado.

SOMOS EL GRITO DE LAS QUE YA NO ESTÁN

Ella se siente tan entumecida,

como estar aturdida,

¿Dónde empezó a ir todo mal?

¿En qué se ha convertido la vida?..

Hechos recientes marcaron la necesidad de volcarse (una vez más) a las calles, hacer presencia y visibilizar abusos y una desigualdad histórica que no termina de erradicarse, porque dicha violencia también posee un ingrediente cultural.

La iconoclasia es otra de las banderas que enarbolan las feministas hidalguenses.
La iconoclasia es otra de las banderas que enarbolan las feministas hidalguenses.

Tras el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, quedaron huellas visibles sí, pero además ecos que se replican por el dolor, la angustia y el coraje derivados de la impotencia que deja el feminicidio.

Para Hidalgo el movimiento feminista no es nuevo, de hecho tiene una de sus mayores representantes a escala nacional en Elisa Acuña Rosseti, una de las primeras mujeres en México que elevó el nivel de discusión con respecto a la igualdad.

Acuña Rosseti asumió sus batallas a través del periodismo y sentó las bases para los logros femeninos que fueron declarados y manifiestos posteriormente en la Constitución de 1917.

Desde entonces muchas mujeres han seguido esa ruta y como estas jóvenes claman y reclaman por sus derechos, por algo tan simple como vivir en paz y sin miedo.

ROMPER CONCEPTOS, REDEFINIR RUMBOS

Ella siente que no puede respirar,

ella no siente más necesidades;

cada día un poquito más,

aquí ella nunca ha estado antes.

“Todos tendríamos que estar rabiosos… todos tendríamos que ser feministas… además de rabia también tengo esperanza”…

Con estas palabras la activista y escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie, llama a redefinir al feminismo.

En su ensayo “Todos deberíamos ser feministas”, esta mujer ofrece al mundo un nuevo acercamiento y concepción de términos y, contrario a lo que incluso muchas feministas piensan, opina que “ser feminista no es sólo cosa de mujeres”.

Además rediseña al “feminista: persona que cree en la igualdad social, política y económica de los sexos”.

Como sea, es claro que en Hidalgo, en México, en el mundo, esta lucha tiene, por desgracia, largo trecho por andar.

Por las libertades, por los derechos, por la igualdad y en contra de los abusos; las batallas diarias.
Por las libertades, por los derechos, por la igualdad y en contra de los abusos; las batallas diarias.

Lamentable que el feminicidio sea una constante, terrible que aun en nuestros días los abusos, las violencias, las restricciones al género femenino en su búsqueda de igualdad de oportunidades pese tanto; una cruz que no deberían cargar más.

Al final es cierto, todos estos reclamos y demandas deberían obligarnos, a todos, a reeducarnos y ser empáticos con el movimiento. Una tarea nada sencilla, pero que debe comenzar en cualquier hogar, en cualquier lugar.

Por si te la perdiste: Feminismo, fuerte, combativo y con los ojos bien abiertos: Di Ramona

Este reportaje se acompaña de la rola “She”, de la banda Clan of Xymox; aquí puedes escucharla mientras lees: