El ajolote, un ser fantástico y conservado en Pachuca (VIDEO).

El ajolote, un ser fantástico y conservado… en Pachuca (VIDEO)

Con un proyecto desarrollado en la capital hidalguense, Néstor García mantiene vivo a un espécimen cuyas raíces provienen del mundo antiguo, hoy estudiado y apreciado incluso por la medicina moderna; esta es la historia del Ajolotario Miquiztli
0
415

El sacrificio para dar origen al quinto sol proviene de Xólotl, hermano gemelo de Quetzalcóatl, por lo que culturas prehispánicas dieron importancia al ajolote, asociado a esta deidad.

 

Se está cambiando la forma humana,
bajo las piedras hay otras pieles…

“Metamorféame”-Caifanes.

 

Animal enigmático, endémico del sistema lacustre de la llamada Cuenca de México, hoy sobrevive y se reproduce en Hidalgo, gracias a los esfuerzos de Néstor Luis García Ángeles.

 

Cuya pasión por estos seres deriva en un espacio único no sólo en Pachuca, donde actualmente se encuentra, sino en todo Hidalgo e incluso a nivel regiones.

 

Para Néstor el encuentro con el ajolote y sus  especies se dio cuando apenas era un niño, como parte de las herencias que su abuelo le legó.

 

Hoy en día el Ajolotario Miquiztli Pachuca representa uno de los pocos lugares donde la reproducción de estos seres, fantásticos e irrepetibles, puede darse en cautiverio.

Es cierto que a Néstor ya lo han entrevistado muchas veces; sin embargo, es necesario contar su historia y la de esta labor que desempeña.

 

Sobre todo porque no cuenta con ningún apoyo gubernamental u oficial, pese a las dificultades y carencias con que mantiene vivo este sueño, que empezó hace algunos años.

¿Ajolote en la medicina?

 

Sobre la espuma, flota lo viejo,
escupe al rostro que no responde…

 

Mítico y emblemático, amenazado por la extinción, el ajolote pervive ligado a las leyendas más antiguas y profundas: a la generación y renovación del universo.

 

Porque en sí mismo es todo un cosmos digno de apreciar y estudiar, debido no sólo a su capacidad de metamorfosis sino también a sus propiedades.

 

Y es que, se sabe desde hace mucho tiempo, los ajolotes han servido lo mismo para algunas cocinas tradicionales que como fórmulas de medicamentos.

 

Según antiguos códices, Xólotl era el responsable de conducir al sol hacia el inframundo; “acompañarlo en su cotidiano recorrido por la muerte”.

El ajolote, confirma Néstor, es un ser que detesta la luz y prefiere la oscuridad de la noche, cuando se da su mayor actividad de caza y búsqueda de pareja.

 

De ahí se entiende esta asociación igualmente con la muerte y su veneración, sobre todo, en el camino hacia la trascendencia de las almas de la vieja cosmovisión de varios pueblos.

 

Con el paso del tiempo, y sobre todo en los últimos años, este espécimen ha cobrado relevancia en México y en el mundo.

 

Desde películas infantiles hasta uno de los seres más preciados con los que se adornan ahora los billetes.

 

“Las culturas prehispánicas ya eran conscientes de sus propiedades, de su poder regenerativo, y desde entonces ya elaboraban productos para curar ciertas afecciones”.

 

Contra el cáncer y el Alzheimer

 

…se está doblando todo mi sudor,
mojando extrañas entrañas.

 

A la fecha cumple una función incluso médica, pues instituciones como la propia Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) realizan estudios para contrarrestar efectos de enfermedades como el cáncer.

 

También hay otras revisiones que intentan abatir o reducir las secuelas del Alzheimer; “porque el ajolote puede regenerar partes de su cuerpo como las patas, las branquias, la cola o el mismo cerebro y el corazón y la médula”.

En cuanto a esta capacidad regenerativa, uno de los factores que más llama la atención en la comunidad científica, destaca que no cicatriza y regenera extremidades perdidas en sólo unos meses.

 

Tal como lo indica Néstor, incluso en casos más extremos es capaz de autorregenerar su sistema nervioso, tejidos del ojo o el corazón.

 

Pero ¿qué es?

 

Una oveja se está suicidando,
un mono enorme se está poniendo blanco.

 

Es un anfibio de la clase de los caudatos (con cola), totalmente acuático que vive en presas, ríos y que a lo largo de México registra 17 especies.

 

Por desgracia, debido a sus características y condiciones, los ajolotes son presas fáciles de quienes se dedican a extraerlos de manera ilegal, para consumo o para la venta.

 

A partir de estos escenarios, Néstor García tomó la decisión de crear un espacio de conservación y aportar su “granito de arena”.

 

La idea es “poder sensibilizar a la población no sólo en la conservación de los anfibios, sino además de otras especies que se encuentran ligadas a las áreas naturales”.

 

El ajolote es parte de las cadenas trópicas y al conservarlo se abona al mantenimiento de la flora y la fauna local.

El problema del agua en Pachuca

 

Metamorfosis mata a Morfeo,
que el cambio sueñe que estás soñando.

 

Su manutención, que para algunos pudiera parecer muy simple, es exigente, ya que son animales que requieren agua limpia y a determinada temperatura, la cual debe cambiarse diario.

 

Este es precisamente uno de los problemas actuales que debe enfrentar y sortear Néstor, pues la carencia de agua en Pachuca, al igual que en otras demarcaciones, es cada vez más constante.

 

“Hay que estar vigilando los parámetros del agua, que esté bastante oxigenada y limpia, además de brindarles buena alimentación, que debe ser del 46 por ciento en adelante de proteína”.

 

Por si fuera poco, como ya se comentó, son animales a los que no les agrada la luz, por lo que también debe vigilarse la iluminación del espacio en el que se encuentren.

 

Se la viven escondidos en las partes bajas de los lagos y los cuerpos de agua que habitan; “la mayor actividad de los ajolotes se da del crepúsculo al anochecer”.

 

En cuanto a su alimentación, afirma Néstor, pueden comer filete de pescado, lombrices californianas, o gusanos de tubifex, por lo que no resulta tan cara.

 

Sin embargo, hay que considerar que puede vivir entre 15 y 20 años en cautiverio y como mascota, dependiendo de la especie.

 

El grado de metamorfosis, ligado a su reproducción y maduración, tiene que ver también con las condiciones que enfrente.

 

Es decir, que el ajolote es un ejemplar que puede adaptarse a ciertos elementos para sobrevivir o para simplemente acelerar su proliferación.

 

Requisitos para su compra

 

el movimiento me hará cambiar,
toda mi piel toda la fe.

 

Néstor tiene a la venta algunos ejemplares, los cuales entrega con certificado y un documento de recomendaciones para su cuidado.

 

De acuerdo con el especialista, los costos de estos animales dependen de la especie y el tamaño, los de 15 centímetros (juveniles) están en un rango de 300 pesos.

 

No obstante, algunos pueden alcanzar hasta los 4 o 5 mil pesos (incluso mucho más, según las características de cada ejemplar).

Los requisitos para obtenerlos son una copia del INE, y a sus dueños se les entrega una hoja de legal procedencia.

 

Además debe firmarse una responsiva, con lo cual la persona que los adquiere está segura de que se trata de un ejemplar criado en cautiverio, con una garantía.

 

“Nosotros los asesoramos y les damos seguimiento, les damos manuales de cuidado y estamos al pendiente, pero sí solicitamos que quien quiera uno haya estudiado previamente sobre el cuidado de estas especies”.

 

Como mascotas los ajolotes son bastante tranquilos, pero sí requieren que se esté muy al pendiente de la calidad del agua y su alimentación, insiste Néstor.

 

Sobrevivir ante las carencias; el ajolotario

 

No dejaré que las águilas
se coman mis alas de marfil.

 

Ante la falta de respaldos el Ajolotario Miquiztli Pachuca optó por abrir visitas guiadas, las cuales se realizan los sábados.

 

“De ahí obtenemos recursos para el pago de servicios, como el agua, la luz, el mantenimiento de los equipos, alimentación de los ejemplares, medicación y todo”.

 

Sin embargo, los recursos nunca son suficientes, por lo que Néstor ha tenido que idear otras estrategias, como la creación de productos como las “ajolopaletas” y “ajologalletas” para tratar de completar.

 

Peluches, playeras, gorras o tazas, calcomanías y algunos otros suvenires, son parte de los recuerdos que te puedes llevar al visitar este ajolotario.

Con lo cual también contribuyes de manera directa a esta labor cuya finalidad es, por supuesto, la conservación de estas especies únicas en el mundo.

 

El Ajolotario Miquiztli está ubicado en la calle de Amado Nervo, número 524, en la colonia Morelos, de Pachuca.

 

Abierto sólo los sábados, de nueve de la mañana a cuatro de la tarde, donde sus asistentes gozarán de una plática introductoria y un interesante recorrido.

 

Su número telefónico es el 771 143 89 35, al que también puede dirigirse cualquier mensaje de WhatsApp para aclarar dudas o solicitar información adicional.

 

Así es que si puedes y lo deseas, no te pierdas la oportunidad de conocer al ajolote; un fantástico ser proveniente de “otro mundo”, que ha inspirado (y lo sigue haciendo) por su riqueza como especie única de México… y tal vez del universo.

 

Algunos datos

 

Metamorféame,
hazme cambiar de fe,
hazme cambiar de piel,
metaforméame.

 

  • Pese a que uno de sus hábitats más significativos fue Xochimilco, hoy en día ya casi no hay ajolotes en vida silvestre en ese punto, como resultado de la contaminación.
  • La sobreexplotación y captura de estos animales como alimento también ha favorecido su riesgo de extinción.
  • Néstor García trabaja actualmente en la creación del primer Museo del Ajolote en Hidalgo, pero falta financiamiento para el proyecto.
  • La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) es otra de las instituciones que impulsan planes de conservación de dichos ejemplares.
  • Algunas metamorfosis de ajolotes dan como resultado especies muy parecidas a las salamandras, por lo que suelen confundirse.
  • Una característica atractiva de los ajolotes para la investigación es el gran tamaño y facilidad de manipulación de embriones, que permiten ver el desarrollo completo de un vertebrado en el huevo.
  • Son utilizados también en estudios sobre defectos cardíacos, debido a la presencia de un gen mutante que causa falla cardíaca en los embriones.
  • Fray Bernardino de Sahagún recogió la leyenda de que el dios Xólotl rehusaba la muerte, escondiéndose en las milpas y convirtiéndose en una planta de maíz de dos cañas o ajolote; en su última huida se introdujo al agua, donde se convirtió en anfibio.

 

Este reportaje se acompaña de la rola “Metamorféame” de la banda mexicana Caifanes; aquí la puedes escuchar mientras lees:

 

Para volver a ver: Pura Pinche Fortaleza Cómics, una empresa orgullosamente mexicana (VIDEO)

 

 

jjh