El lujo de comer carne y otras secuelas para tablajeros de Hidalgo (VIDEO)

🍖🥩 Uno de los productos de la canasta básica más caros; sin embargo, necesarios para la alimentación, al que no todas las familias tienen acceso. Estas son algunas de las consecuencias que enfrenta el gremio con la pandemia
0
488
El lujo de comer carne; y las secuelas para tablajeros de Hidalgo.

Prevalece una coincidencia entre tablajeros de Hidalgo, y es que la carne resulta un lujo para las familias; sin embargo, sigue siendo uno de los productos necesarios de la canasta básica.

 

Cuando me olvido de ser, cuando dejo de existir,

soy un cuerpo sin alma,
voy vagando por ahí, dentro de esta rutina,

que creo que no elegí.

 “La Carne”-Eruca Sativa.

 

En entrevista para Réplica, Jesús Gutiérrez, presidente de la Federación de Tablajeros de Hidalgo, así como integrantes del sector, hablan sobre retos y secuelas que deben enfrentar como resultado de una pandemia que golpeó parejo.

 

Las ventas de carne llegaron a caer hasta en un 95 por ciento; es decir, tuvieron que sortear pérdidas históricas de ingresos que casi llevan a la quiebra.

 

Presidente de la Federación de Tablajeros de Hidalgo, detalló situación.

Presidente de la Federación de Tablajeros de Hidalgo, Jesús Gutiérrez, detalló la situación que prevalece por pandemia.

 

Para Jesús Gutiérrez, así como para el gremio en la entidad, esta situación fue más que complicada, pues a más de un año no logran recuperarse.

 

“Estamos como a un 40 por ciento de recuperación a ya más de un año”, e incluso muchos de estos negocios tuvieron que despedir a parte de sus trabajadores al no poder mantenerse en pie.

 

Dicha situación deriva de una pérdida de empleos generalizada, pues diversas empresas y sectores se vieron en la necesidad de cerrar puertas o bajar cortinas, como parte de las medidas sanitarias.

 

La contingencia pegó fuerte y para las carnicerías tradicionales ha sido una verdadera pesadilla, con esfuerzos y estrategias, como llevar la carne hasta los hogares o sumar otros productos en estos negocios.

 

PLANES Y PRECIOS PARA TABLAJEROS

 

¡Pero soy carne! ¡Que quiere carne!
Soy vida que quiere vivir.

 

Modificar un tanto el giro, incluir abarrotes o verduras e inclusive mantener los precios durante meses, son condiciones que decidieron aplicar quienes se dedican al negocio de los cárnicos.

 

Para Sergio Ramírez, quien también tiene el oficio de carnicero, el confinamiento causó una caída en ventas del 50 por ciento; taquerías, restaurantes y en general establecimientos con consumo de carne cerraron.

 

Otro factor que incidió en las pérdidas económicas para los tablajeros fueron los horarios, pues al reducirse los tiempos de apertura menos gente podía acudir para realizar sus compras.

 

En general los carniceros consideran que, en efecto y de acuerdo con el panorama que hoy vive Hidalgo y el resto del país, la carne sí es un lujo, pero también una necesidad.

 

Aquí puedes ver las entrevistas con tablajeros del estado de Hidalgo:

 

“Tenemos que comer… pero muchos negocios cerraron y hay familias que no tienen recursos para comprar, ni siquiera productos básicos, la leche, tortillas, verduras, lo principal”.

 

Reconocen que la carne es de los productos más costosos y oscila, de acuerdo con la región de la entidad entre los 120 y 150 pesos por kilogramo.

 

No obstante, este precio ya no es redituable al 100 por ciento para los tablajeros; “ya no nos es costeable”, un balance real la colocaría sobre los 220 pesos por kilo.

 

Esto porque son demasiados los gastos alrededor que deben cubrirse, como la energía eléctrica, insumos, combustibles para la movilidad de ganado en pie o ya sacrificado.

 

Por si fuera poco, las carnicerías deben enfrentar los constantes incrementos registrados, sin importar las secuelas de la pandemia y que deben absorber con sus márgenes de utilidad.

 

EL SEMÁFORO CONTRA LA CARNE

 

Disfrutando mi prisión, en vano es querer salir,
las entrañas me engañan,
voy volando en la ciudad,

salpicando libertad
siento temor y vuelvo.

 

El cambio del semáforo epidemiológico en Hidalgo, de rojo a verde (que representa el menor riesgo de contagio) abre una rendija de esperanza para el sector.

 

Pero no como quisieran los dueños y trabajadores, pues la reapertura de taquerías o restaurantes, pese a registrar mayor afluencia de comensales, todavía no es total.

 

Complicado escenario para tablajeros con bajas ventas de carne.

Muy complicado parece el escenario para tablajeros de la entidad, con caídas en ventas de carne. Fotos/Video: Leonardo Moreno.

 

Aspiran a que en septiembre haya una mejoría, porque aún no se siente como tal, pero el cálculo más probable apunta a que en lo que resta del presente año no logren recuperarse.

 

Además es una situación que también depende del avance de la vacunación en todos los sectores sociales y de que el semáforo no tenga un retroceso por el número de contagios o la llegada de nuevas cepas del coronavirus.

 

POR SI FUERA POCO… EL RASTRO

 

Uno de los pendientes que tiene el rubro de tablajeros en Hidalgo es el de contar con rastros que brinden servicios de calidad.

 

Caso concreto es el rastro municipal de Pachuca, que a pesar de anuncios de anteriores administraciones para su mejoría y conversión a uno de Tipo Inspección Federal (TIF), continúa con diversas carencias.

 

Se calculaba un periodo de año y medio para lograr la certificación TIF, hacia el final del gobierno del priísta Eleazar García; “durante toda la administración de la panista Yolanda Tellería no le metieron ni un centavo al rastro”.

 

Dueños de carnicerías aspiran a contar con rastro TIF.

Dueños de carnicerías aspiran a contar con rastro TIF, que verdaderamente ofrezca calidad en los servicios.

 

Esta falta de interés y atención al tema originó que se cayera, “en el sentido de operatividad, de mantenimiento y que sea lo que hoy es”, considera Jesús Gutiérrez, quien habla en nombre de los carniceros del estado.

 

Adelantó que al parecer, en el actual gobierno, el cabildo realizará una auditoría en este espacio, pero la solicitud es de optimizar los servicios y elevar la calidad.

 

“Sigue en comodato, pero debería ser ya el ayuntamiento el que tome las riendas del rastro… la Federación de Tablajeros tiene la gente capacitada y especializada para darles una orientación” para alcanzar dicha certificación.

 

LLAMADO COMÚN

 

¡Pero soy carne! ¡Que quiere carne!
Soy vida que quiere vivir.

 

Los tablajeros de Hidalgo unen sus voces también en el sentido de que la población hidalguense acuda a los comercios establecidos, a las carnicerías de la colonia o aquellas al interior de los mercados.

 

A que compre y consuma lo local, con el objetivo de fortalecer la cadena de producción de la carne; se trata de un apoyo común, de una visión empática que al final genere un círculo virtuoso.

 

La carne es, en efecto, todo un lujo, al que por desgracia no todas las familias pueden acceder a diario.

 

Pero también es indispensable valorar esfuerzos de pequeños negocios y, en general, de tablajeros que, con el esfuerzo de su trabajo, salen adelante a pesar de las condiciones derivadas de esa pandemia que se niega a desaparecer.

 

Este reportaje se acompaña de la rola “La Carne” de la banda Eruca Sativa; aquí la puedes escuchar mientras lees:

 

Para ver de nuevo: Oficios, artes y vivencias; el trabajo en las calles de Pachuca (VIDEO)