El Mercadito de Sotero, donde Aquiles Chávez demuestra su amor por Hidalgo.

El Mercadito de Sotero, donde Aquiles Chávez demuestra su amor por Hidalgo

🍽 Réplica conversó con el reconocido chef mexicano, quien escogió al estado como parte de los legados maternos para abrir un restaurante y un lugar vital para promover las riquezas de esta tierra
0
1371

Pese a que la cocina del chef Aquiles Chávez está repleta de delicias y tentaciones, en esta ocasión hay que hablar de lo que existe alrededor de la misma: El Mercadito de Sotero, un espacio que crece y evoluciona.

 

No me importa robar pan
de las bocas de la decadencia,
pero no puedo alimentar la impotencia,
cuando mi taza ya está demasiado llena.

“Hunger Strike”-Temple of the Dog.

 

Y es que El Mercadito de Sotero reúne calidad, artesanía e innovación, como parte de una importante cadena de producción que llega al consumidor final.

 

Sabedor del significado de contar con productos orgánicos y artesanales para sus comensales, el reconocido chef Aquiles Chávez ofrece a Réplica un paseo por una idea que cobró vida hace dos años.

 

Chef Aquiles Chávez presenta El Mercadito de Sotero.

Chef Aquiles Chávez presenta El Mercadito de Sotero, un proyecto para demostrar la calidad de los productos de Hidalgo.

 

La clave es compartir, que la clientela de “Sotero” (uno de los mejores restaurantes de Hidalgo y de México) puedan llevarse también un plus para sus propias cocinas.

 

Ya que El Mercadito de Sotero incluye verduras y frutas frescas, huevos de colores o de montaña y hasta jabones o cubrebocas con los que sus hacedores demuestran la riqueza del territorio hidalguense.

 

 

Aquiles Chávez es un hombre demasiado ocupado en sus proyectos, pero también un ser humano excepcional, no sólo por todo lo que sabe, sino por todo aquello que promueve.

 

Altos valores, humildad y sobre todo amor por el oficio y el terruño, son parte de las cualidades y características que mueven al chef.

 

También puedes leer: Muestra gastronómica, orgullo, cariño y tradición de Santiago de Anaya (VIDEO)

 

LAS COCINAS, LAS INFLUENCIAS

 

Pero está sobre la mesa,
el fuego se está cocinando
y están cultivando bebés,
mientras los esclavos están trabajando.

 

Conocido y reconocido en el mundo, Aquiles Chávez decidió que fuera Hidalgo el punto donde cabía otro de sus restaurantes (su primer proyecto “La Fishería” nació en Houston, Texas), por influencia de su madre.

 

“Mi mamá era de Hidalgo; yo aprendí a comer en Hidalgo. Por este cuerpo corre sangre hidalguense”, responde Aquiles ante la obligada pregunta de por qué pensar en este estado.

 

Sus mejores días de infancia, según recuerda este artista de la gastronomía, los tuvo en el municipio de Tepeji del Río, donde ya también la cocina era una concepción creciente.

 

Pero de regreso a este sitio donde confluyen aromas, colores y formas (amén de la lluvia que hoy bendice como presagio de cosecha), Aquiles demuestra ese orgullo por lo que ha podido reunir.

 

Aquí puedes ver la entrevista con el chef, sobre El Mercadito de Sotero:

 

Cuenta uno a uno los proyectos: el huevo que ocupamos en la cocina, los lácteos que utilizamos para los platillos, las verduras espectaculares, las frutas… ingredientes sin parangón.

 

Lo más saludable y al acceso de sus comensales; la idea principal es que la gente en general conozca y aprecie de dónde proviene cada uno de los productos que utiliza en sus creaciones culinarias.

 

“Cuando conoces el rostro de quien lo produce (el alimento) sabe totalmente distinto, adquiere el verdadero valor, un valor real”.

 

EL MERCADITO COMO PUNTO DE REUNIÓN

 

La sangre está sobre la mesa,
las bocas se están ahogando,
Pero me está dando hambre.

 

Destaca que hoy en día colegas restauranteros, no sólo de Hidalgo, sino de otras latitudes como la Ciudad de México, acuden al Mercadito de Sotero para surtirse.

 

Es además ese punto de reunión, donde tiene cabida la conversación entre vendedores y marchantes, siempre dispuestos a explicar la procedencia y procesos de aquello que ofrecen.

 

Café de la Sierra Otomí-Tepehua, cacahuates, mermeladas, hortalizas y demás tesoros de excelencia pueden hallarse al darse una vuelta por este lugar, abierto los martes y viernes.

 

Por si te la perdiste: De tragos, sazones y amistades; el reencuentro con las cantinas (VIDEO)

 

La sobremesa o la inspiración primigenia para cocinar, el encuentro de la vista con la posibilidad de la creación, porque “de la vista nace el amor” y qué mejor que la forma y el color.

 

Cada uno de sus integrantes, esta progresiva familia que cada vez suma más alternativas, demuestra con ese mismo orgullo las maravillas que Hidalgo produce y este es, sin duda, otro extra para llevarse.

 

De tal suerte que el mercadito tiende a la generosidad, con ciertos rasgos de comuna, pero consciente de su valor sobre otros negocios similares.

 

SOBREVIVIR A LA CATÁSTROFE

 

Aunque no lo dice, es evidente que la disciplina y el amor por la cocina mantuvieron todo este tiempo (durante demasiados meses) el negocio de Aquiles Chávez, ante la pandemia.

 

Opina que el sector restaurantero fue, y sigue siendo, uno de los más castigados por las autoridades, con cierres obligados que forzaron a la reinvención.

 

Disciplina e innovación, que permitieron al chef mantener a sus empleados, sin correr a nadie; situación que no muchos lograron ante la fuerza del Covid-19.

 

Por paradójico que pareciese El Mercadito de Sotero tuvo su mayor auge durante este periodo de cierre de negocios y cortinas bajadas por el inclemente virus que atacó al mundo entero.

 

 

Hoy puede verse como el embrionario factor de un plan potente, que en no mucho tiempo podría convertirse en uno de esos mercados mundiales que arropan también a la cultura.

 

UN MERCADO, UN MILAGRO

 

Como los panes y los peces de aquel milagro ya narrado tantas veces, el mercadito se multiplica y llena de gozo a propios y extraños, a creyentes y escépticos de la cocina mexicana e hidalguense.

 

Al fin y al cabo una oportunidad de saber por qué este chef es uno de los más valiosos no sólo de México, sino del mundo; por su carisma, experiencia y filantropía.

 

El Mercadito de Sotero engloba también toda una filosofía con respecto al producto que llegará al plato: “no hay mejor homenaje para el animal sacrificado que cocinarlo bien”.

 

Una filosofía reflejada en sus recetas, con honestidad, franqueza, pero sobre todo con arte y oficio.

 

El mercadito está ubicado en el estacionamiento del restaurante “Sotero”, en la calle de Dr. Manuel del Corral Número 101, colonia Real de Minas, en Pachuca.

 

Y está sobre la mesa,
las bocas se están ahogando,
pero me está dando hambre (estoy hambriento).

 

Este reportaje se acompaña de la rola “Hunger Strike” (“Huelga de hambre”) de la banda “Temple of the Dog”; aquí puedes escucharla mientras lees: