El Día de la Candelaria; tradición herida por pandemia e idiosincrasia.

La Candelaria; tradición herida por pandemia e idiosincrasia (VIDEO)

Este 2 de febrero será distinto para los fieles católicos que no podrán acudir al templo, también para comerciantes de temporada que enfrentan las dificultades económicas derivadas del Covid-19

Para el catolicismo el Día de la Candelaria es uno de los más significativos en el calendario religioso, pues representa una fecha de júbilo en la que los fieles llevan a sus Niños Dios al templo.

…Derriba ya esa muralla mental

y suéltate a flotar a respirar libertad,

a mí me fue tan mal que ahora me sabe tan bien,

saber que no existe prueba que no pueda superar.

“La Foto”. Niña Dioz

Tamales, champurrados, aromas que invaden cocinas y hogares, fuegos vivos de la memoria compartida por generaciones; celebración de vida y gozo, aunque este año tampoco será como antes.

El Covid-19 sigue haciendo de las suyas y templos tan repletos en otros tiempos esta ocasión cerrarán de plano sus puertas.

Al menos esa es la indicación manifestada a través de las mantas que penden de las puertas de parroquias como La Asunción, en el centro de Pachuca, donde este 2 de febrero no habrá fieles presentes.

Este 2 de febrero, Día de la Candelaria, parroquias como La Asunción, en la ciudad de Pachuca, cerrarán sus puertas a los feligreses, ante el Covid-19.
Este Día de la Candelaria parroquias como La Asunción permanecerán cerradas a los feligreses. Fotos: Réplica.

Como en La Asunción otros tantos templos de Hidalgo impedirán el paso de creyentes, con el objetivo de cortar el avance del virus mortal y transmitirán sus misas a través de plataformas como Facebook.

Dicho festejo, que congregaba a miles de cristianos, hoy debe también ceñirse a las restricciones del sector salud, ante el creciente número de casos positivos de coronavirus.

Y al igual que en los santuarios, la recomendación de evitar aglomeraciones se extiende al interior de las viviendas, ya que esta celebración del Día de la Candelaria es motivo de reuniones, de disfrutar el sazón familiar; hoy no, hay que aguantar.

De abajo hacia arriba,

de un lado a otro,

cambia la realidad,

sólo queda la foto…

EL NEGOCIO DE VESTIR AL NIÑO DIOS

Comerciantes de temporada narraron a Réplica el “viacrucis” que atraviesan, no sólo ante una costumbre que pierde fuerza entre la sociedad, sino por la pandemia que golpea con fuerza a la salud y a la economía.

Yasmín Pelcastre García, lleva varios años en el oficio de “engalanar” al Niño Dios en el Día de la Candelaria, su negocio se establecía todos los años en esta fecha en las inmediaciones del Mercado Primero de Mayo en la capital hidalguense, ahora la pandemia se lo impidió.

En su caso tuvo que recurrir a las herramientas tecnológicas como las redes sociales y el aprovechamiento de contactos por estas vías para llevar sus prendas hasta donde se las solicitaron.

Como el resto de giros los negocios de vestimenta de Niño Dios registran serios problemas, ante los cierres de establecimientos por la pandemia.
Las ventas, como en otros negocios y giros, registran serios problemas derivados del cierre ante la pandemia.

Las ventas están “por los suelos”, lamentó Yasmín; sin embargo, no pierde la esperanza, pues este es uno de los sustentos familiares que durante muchos años le ha permitido salir adelante.

Para Daniela Salinas se presenta el mismo panorama, a pesar de contar con el renombre que permite la experiencia y los años en el oficio heredado, el cierre de establecimientos y las prohibiciones para los comerciantes ofrecieron este 2 de febrero un rostro adusto para el bolsillo. “Tuvimos que buscar otro lugar para trabajar porque ahí en el centro nos cerraron y sí bajaron considerablemente las ventas pues es que no es lo mismo, refirió”.

Aquí puedes ver las entrevistas con comerciantes de temporada:

De abajo hacia arriba,

de un lado a otro,

mueve ese lente exponente,

todo lo que ves lo dirige el inconsciente,

el tiempo se escapa si no vives el presente…

LAS INSÓLITAS INFLUENCIAS PARA VESTIMENTAS

Yasmín y Daniela coincidieron en que esta tradición también se ha visto “contaminada” por la idiosincrasia; solicitudes que van desde trajes de superhéroes o narcos hasta futbolistas y en más recientes días para vestir al Niño Dios doctor.

La gente pide en el Día de la Candelaria vestimentas relativas al Covid-19, contó Daniela, quieren que lleve un cubrebocas y aditamentos relativos a la medicina; no obstante, ni Dani ni Yasmín responden de manera positiva a estas “extravagancias”.

Por supuesto no faltaron en este Día de la Candelaria las excentricidades para vestimentas del Niño Dios.
Para este Día de la Candelaria no faltaron las excentricidades solicitadas para vestir al Niño Dios.

Tiene que ver con la fe y con las creencias, compartieron a Réplica, pues incluso los sacerdotes han solicitado en varias ocasiones que no se vistan a estas figuras con “insultos”, ni siquiera “rebajar” a Dios al grado de “santitos”.

Aunque lo cierto es que en línea puede hallarse de todo, desde aquél inolvidable “Niño Dios huachicolero” (con todo y bidones y manguera incluidos), hasta el cubierto con cubrebocas y careta para protegerse del coronavirus, o el más reciente “Baby Yoda”… de todo hay en la viña del señor.

El tiempo pasa volando, lo noto,

a veces lento, tanto que siento que floto.

ANTE EL MAL LA REFLEXIÓN

En resumen, este 2 de febrero Día de la Candelaria, producirá diversos efectos en los corazones, en las memorias, en las generaciones que llevan años transmitiendo de una a otra conocimientos.

Porque el vestir al Niño Dios es todo un arte, más que un oficio, que lamentablemente, como en otros trabajos y esfuerzos, hoy se ve opacado por ese mal llamado Covid-19.

Una gráfica que muestra los anuncios relativos a negocios que ofrecieron todo tipo de "ropita" para vestir al Niño Dios.
Una gráfica relativa a los negocios que ofrecieron “ropita” para vestir a estas figuras.

Para Daniela y Yasmín, así como para muchos otros emprendedores hidalguenses, representa una oportunidad de comercio, sí, pero además mantener viva la esperanza en un mejor porvenir.

Tal vez el futuro inmediato pueda vestirse, al igual que a un Niño Dios, de optimismo y fervor porque las cosas cambien; quizás este 2 de febrero pueda ser, sobre todo, un día para la reflexión.

Este reportaje está acompañado por la canción “La foto”, de Niña Dioz; aquí la puedes escuchar mientras lees:

Por si te lo perdiste: El Centavo, dulcería que elabora un nacimiento de caramelo y chocolate (VIDEO)