La danza: voluntad para mover al mundo; así se vive en Hidalgo (VIDEO).

La danza: voluntad para mover al mundo; así se vive en Hidalgo (VIDEO)

Lenguaje corporal, movimientos, habilidades y expresión; muchas son las posibles definiciones, pero también las emociones que comparten quienes bailan y celebran a este arte y disciplina en su día internacional; estas son sus voces y experiencias de vida

Como todo arte, la danza evoca emociones y complejidades para mejorar al ser humano; en el marco del Día Internacional de la Danza, Réplica conoció las voces de expertos sobre esta disciplina.

 

Yo estaba bailando cuando tenía doce años,
estaba bailando cuando yo estaba fuera.

“Cosmic Dancer”-Nick Cave.

En Pachuca, Enrique del Castillo, fundador y organizador del festival de la danza desde 1994, comparte el sentido de mantener viva esta que es ya una tradición para bailarines del estado de Hidalgo.

 

“Iniciamos con seis agrupaciones y hoy tenemos alrededor de 45, lo que representa un movimiento de más de 500 bailarines en el escenario”.

Enrique del Castillo tiene, desde hace ya casi tres décadas, la tarea de organizar y compartir este festival.

Enrique del Castillo tiene, desde hace ya casi tres décadas, la tarea de organizar y compartir este festival. Fotos / Video: Leonardo Moreno / Réplica.

Dicho encuentro de danza surge como respuesta a las convocatorias que cada año emite este maestro, quien considera al baile no sólo como una actividad sino como una forma de vida.

 

Por dos años, quienes dedican sus esfuerzos a este arte tuvieron que mantenerse aislados, sin poder demostrar sus talentos, debido a una pandemia que afectó a todos los sectores.

 

Pero que este 2022 tuvieron la oportunidad de volver a las tarimas para contar también sus historias a través de los movimientos dancísticos y de sus cuerpos.

 

Por si no la viste: “Pachuca ciudad del Rock”, o de la independencia contra el mainstream (VIDEO)

 

DANZA PARA TODO PÚBLICO

 

Bailé yo mismo fuera del útero.
¿Es extraño bailar tan pronto?

Coreógrafos, amateurs, profesionales y amantes de la danza, nuevamente reunidos gracias a la mirada y dedicación de Enrique del Castillo, subieron a las tablas este fin de semana para deleitar al público asistente.

 

Desde pequeñines de dos o tres años, hasta adultos mayores (quienes dieron cátedra de sones y danzones), acudieron al llamado de esta edición número 28 del festival y que tuvo como testigo al Reloj Monumental, en la Plaza Independencia de Pachuca.

“Llegamos a mucha población, pero lo más importante son los beneficios culturales, el abrirles los espacios a jóvenes y a las nuevas generaciones”.

 

UN EJEMPLO DE VIDA Y BAILE

 

Bailé yo mismo fuera del útero,
yo estaba bailando cuando tenía ocho años,
¿es extraño bailar tan tarde?

Carlos Olvera es un joven de 17 años, pero además representa una historia de vida y ejemplo, quien logró mediante la danza y el baile superar la tragedia.

 

Este joven, quien compartió su experiencia dentro de la música, perdió una pierna debido a una negligencia médica.

 

Un accidente cambiaría para siempre la forma de enfrentar al mundo, pues Carlos por supuesto ya no es el mismo, al comprender que la valentía es un resorte que lo ha llevado muy alto.

 

“Soy bailarín desde los siete años, en 2018 tuve un accidente en el que perdí mi pierna izquierda a consecuencia de una negligencia médica… a los tres meses de mi amputación tuve la oportunidad de volver a los escenarios”.

 

Lo que para otras personas podría suponer el derrumbe, la depresión o el retirarse de sus pasiones, para Carlos significó reaprender y superar obstáculos, por lo que incluso aún con esta situación ha representado a Hidalgo y a México en concursos de baile internacionales.

 

“La danza la comparo con la valentía, para mí la valentía no es la ausencia del dolor o el miedo, más bien es la oposición hacia la voluntad del mismo, entonces ser valiente para mí es danza”.

Cientos de participantes de todas las edades acudieron este fin de semana al llamado de la danza.

Cientos de participantes de todas las edades acudieron este fin de semana al llamado de la danza, en Pachuca.

ENSEÑANZAS Y DISCIPLINA

 

¿Está mal entender?
¿El miedo que habita dentro de un hombre?

 

Román Olvera, padre de Carlos, también es coreógrafo, a su cargo tiene la tarea de enseñar a la infancia, no sólo cómo bailar, sino también valores y disciplina.

 

Porque el baile es constancia y disciplina, un eje rector de vida que a veces debe enfrentar vicisitudes y tragos amargos, para llegar al éxito.

 

La danza sirve además para expresarse, por ella la humanidad cuenta causas, intenciones y experiencias.

 

Desde el Festival del Día Internacional de la Danza, la presencia de los alumnos de Román Olvera, y por supuesto de sus hijos, es para él (y para mucha gente que los apoya) motivo de orgullo.

Román y sus jóvenes alumnos, junto con sus hijos, mostraron habilidades sobre el escenario.

Román y sus jóvenes alumnos, junto con sus hijos, mostraron habilidades sobre el escenario.

Hace falta auge y apoyo a la danza en general y en especial a la que practica y enseña Román desde hace algunos años, que es la danza urbana (como el hip hop).

 

“Lo que necesitamos en este momento es más apertura, más oportunidades, pero sobre todo más apoyo a los eventos”.

 

Por cierto Román organiza un encuentro de hip hop, que espera desarrollar para el 26 de junio y que requiere del respaldo de las autoridades estatales y municipales.

 

Este mismo año se abrirá en todo el país una nueva categoría (dance show) que reunirá a todos los estilos de danza urbana y en la que también Román y sus pupilos participarán para poner en alto el nombre de Hidalgo.

 

REACTIVACIONES, MOTIVACIONES Y EXPERIENCIAS

 

¿Qué se siente estar solo?
Lo comparo con un globo.
Vaya.

En resumen, la aportación de la danza no tiene límites, como estableció Enrique del Castillo ante la lente de Réplica, y forma parte sustancial de la reactivación social.

 

Tras el encierro derivado del virus Covid-19, la danza, los bailes y en particular este festival para conmemorar una importante fecha, resulta un desfogue.

También los más pequeños, sobre la tarima, dieron muestra de disciplina y orgullo para Hidalgo.

También los más pequeños, sobre la tarima, dieron muestra de disciplina y orgullo para el estado de Hidalgo.

“Es un punto de encuentro, un festival de las familias hidalguenses”, donde cada participante aporta, incluso sin saberlo, una ventana para conocer al mundo y sus pueblos a través de sus bailes típicos o modernos.

 

Lo que tengo, señaló Carlos, es una bendición para hacer lo que mucha gente en mis condiciones debería hacer, lo que yo hago es un orgullo: poder influenciar a quienes están en situaciones difíciles para salir adelante y seguir con sus vidas.

 

TODO EL TALENTO

 

Bailé yo mismo fuera del útero.
¿Es extraño bailar tan pronto?
Bailé yo mismo en la tumba.

 

Como puede apreciarse este es un festival incluyente, hecho para todo el talento hidalguense, de todos sus municipios y comunidades, de todos sus barrios y colonias, hasta donde permea esta pujanza del baile.

 

Es una plataforma de proyección cultural que abarrota espacios públicos, una plaza con cabida para todos los géneros y edades.

 

Entre los sueños de estos coreógrafos, maestros y bailarines cuentan asimismo con proyectos, como la apertura de más academias, nuevos espacios donde convivan las rítmicas y los aprendizajes.

Hacen falta espacios y apoyos para quienes gustan y practican este arte en la entidad.

Hacen falta espacios y apoyos para quienes gustan y practican este arte en la entidad, coincidieron representantes.

Por mucho, este festival de la danza superó expectativas, porque va más allá de las simples esperanzas y funge como fuente inagotable de motivos para mostrar la riqueza cultural con que cuenta Hidalgo, una vez más.

 

Este reportaje se acompaña de la rola “Cosmic Dancer”, del cantautor australiano Nick Cave; aquí la puedes escuchar mientras lees:

 

Para volver a ver: Energético, vibrante e intenso, así es el “Entusiasmo” de Javiera Mena