Los otros abusos y hostigamientos en Mineral de la Reforma (VIDEO)

Denuncian instructores de artes falta de pagos e incumplimiento de contratos bajo el pretexto de la pandemia; sin embargo, nadie sabe dónde quedó el recurso de salarios
0
635
…Puede ser sutil o transparente,
a veces una bestia prepotente,
pero no intentes ponértele al frente…
pues si te acercas te aplasta.

“Reptil”
La Barranca

Retención de pagos sin previo aviso, malos tratos, burlas, abusos y hasta presunto hostigamiento sexual, son parte de las denuncias públicas realizadas por maestros y artistas trabajadores del denominado Centro Mineralense de las Artes (Cemart), quienes buscaron a Réplica para exponer sus casos.

De manera anónima por temor a represalias, varios integrantes del grupo artístico y docente que prestaba servicios en dicho organismo, ubicado en el municipio de Mineral de la Reforma, del que por cierto su alcalde fue aprehendido el pasado viernes 28 de agosto, manifestaron sus inconformidades y denunciaron de manera directa al director del área de Arte y Cultura del ayuntamiento, perteneciente a la Secretaría de Desarrollo Humano y Social, Noel García San Juan, quien bajo el pretexto de la pandemia dejó de pagarles lo que les correspondía.

El director aparenta ser una buena persona, pero cuando lo conoces y empiezas a trabajar con él te das cuenta de que no lo es, quiere abusar de la gente y buscar que le deban favores personales para que después pueda manipular como él quiera, relató uno de los quejosos.

La pregunta que sigue en el aire es: ¿dónde quedó el recurso que debía destinarse para el pago de estos salarios?, si se supone que ya estaba programado o etiquetado por la alcaldía.

No hay movimiento, no hay acción ni beneficio,
no hay tranza, no hay tranza, no hay tranza,
no hay lugar donde no alcanza…
su gran tenaza omnipresente.

 

LA VIDA DE UN ARTISTA… DEL HAMBRE

Los artistas vivimos con cierta precariedad en cuanto a nuestras formas de trabajo, por lo general no tenemos un trabajo estable, vivimos con inseguridades sociales, no tenemos prestaciones de ley como otros, no tenemos aguinaldos, vacaciones, seguro social, lo básico, ya no hablar de incentivos por puntualidad o vales de despensa, y resulta que cuando tienes un trabajo estable y por una cuestión de salubridad te dejan de pagar, aunque en teoría se supone que un presupuesto para esa acción ya estaba realizado, siempre estamos indefensos, sin certeza a futuro, es demasiado frustrante, apuntó otro de los inconformes.

De acuerdo con estas voces, alrededor de 50 maestros estarían en la misma situación, aunque algunos desistieron de llevar sus casos hasta las últimas consecuencias, otros, como los que precisaron sus casos a Réplica, insistieron en hacer válidos sus derechos laborales.

García San Juan es un individuo prepotente, que busca llamar la atención y quejarse de los demás de manera despectiva y frente a los demás; “se burla de los maestros en las juntas pensando que los demás no nos damos cuenta de quién habla”, manifestaron.

Enfatizaron que cuando comenzó la contingencia por coronavirus, como maestros continuaron con su labor, iban recibiendo órdenes directas del director e incluso les exigía evidencias del trabajo realizado; sin embargo, ya no les quiso pagar lo que correspondía de sus respectivos sueldos, por lo que acusaron que se les debe por persona un estimado de hasta 20 mil pesos, recursos que hasta ahora nadie sabe dónde quedaron, para alrededor de los 50 instructores que sufren el mismo calvario.

Por más que intelectuales lo diserten
este dinosaurio no se muere,
y cuando en algún lado pierde
con la otra mano arrebata,
y no se muere…

 

POR LA VÍA JURÍDICA ADEMÁS

Confirmaron los quejosos que ya existe también una denuncia formal ante la Junta de Conciliación y Arbitraje; sin embargo, el ayuntamiento no responde e incluso recibieron amenazas de que “se atuvieran a las consecuencias”.

“Mi queja es que se nos dejó de pagar, aunque seguimos trabajando incluso más horas que las presenciales, la denuncia es conjunta, algunos compañeros fueron saliendo en el proceso pero deberían de ser justos (la alcaldía), nunca dejamos a un lado la responsabilidad de seguir trabajando con los alumnos, el salario es poco y reducirlo a la mitad es muy pesado, muchos tuvimos que conseguir otro trabajo fuera de lo que nos dedicamos porque la situación en la que estamos es muy difícil”, sostuvo otra de las afectadas.

Primero les indicaron que dejaran de dar clases, pero que siguieran con el trabajo hacia la comunidad, luego les dieron la orden de que sí continuaran con las clases; “somos más de 50 maestros, la cantidad exacta no la sé, pero estamos en la misma condición, nada más que unos no se quejaron y otros pues sí sabemos los derechos que tenemos”, apuntaron.

Otro de los profesores aquejados por esta situación manifestó que “siempre presumí el centro donde trabajaba, les decía que era el futuro en cuanto a la iniciación artística en el estado incluso, siempre se jactaron (el ayuntamiento) de pagarnos en tiempo y forma, pero no cumplieron”.

La situación es similar para decenas de artistas que tenían sus esperanzas depositadas en este espacio y que ahora deben padecer no sólo lo que implica un proceso legal sino el abuso de autoridades, de esas que no saben de conceptos como solidaridad, de esas que detrás de un escritorio y de sus nombramientos se autoconciben como más que el resto.

No vales nada si no formas parte de algún engranaje,
no vales nada de día;
no vales nada sin su protección en la noche,
no vales nada de noche…

HAGA USTED MISMO LAS CUENTAS

El Cemart ofrece un aproximado de 60 clases: entre artes, música, estimulación temprana y un largo etcétera, según una fuente del propio centro, quien dijo que la pandemia afectó en general con el cierre de este espacio. Hay un cobro de inscripción de 500 pesos por alumno cada semestre, aunque si se comprueba que el interesado es del municipio se otorga un descuento de 100 pesos. La cantidad de alumnos varía conforme las áreas de aprendizaje, pero hay algunos grupos que llegan a los 40 educandos.

Son más de 50 maestros en las distintas disciplinas, a algunos les pagaban 100 pesos por hora. Cada maestro recibía entre 4 mil 100 y 4 mil 800 pesos a la quincena, antes de la llegada del Covid-19.

El pretexto menos creíble, detalló uno de los quejosos, es que “nuestro pago dependía de multas de tránsito y pago de predial, pese a pertenecer al área de Cultura. El pago de los alumnos cae directamente al ayuntamiento, nosotros nunca les cobramos nada”.

¿De quién es la paz?
¿De quién es la paz?
¿De quién la esperanza?
Esta es la cosa más extraña que ha surgido
en el continente americano.

Y ADEMÁS EL TEMA POLÍTICO

 

Otro punto en el que coincidieron al manifestar sus molestias fue que en algún momento, mientras laboraban para el ayuntamiento, sus jefes les pidieron cambiar su domicilio a Mineral de la Reforma, para que sus credenciales de elector fueran del municipio.

Hace poco también les expusieron que la esposa del alcalde R.C.B., hoy detenido en el Centro de Readap

tación Social (Cereso) de Pachuca, Areli Maya, sería la candidata por la alcaldía y tenían que apoyarla sí o sí.

Compartieron las evidencias de mensajes que les hicieron llegar a través de plataformas como WhatsApp, donde les exigieron el voto para Areli “aunque no sean del municipio” y otros donde precisaron que “muchos de los que votan y comentan a favor de Israel Félix (quien es el candidato del PRI al ayuntamiento) son perfiles falsos”.

Por si fuera poco este tipo de mensajes también se dieron para demandar el apoyo a la aspirante, bajo la amenaza disfrazada de “continuidad de nuestra fuente de empleo”.

Así las cosas en un ayuntamiento que va de salida, con las peores cartas de “trabajo” de la historia registradas hasta el momento en esa demarcación; un gobierno señalado por abusos de autoridad, falta de sensibilidad, enriquecimientos ilícitos y un largo etcétera que las instancias correspondientes tendrán que corroborar o desmentir; mientras tanto los artistas maestros permanecen a la espera de justicia.

Este reportaje está acompañado de la letra de “Reptil”, canción de La Barranca de su álbum “El Fuego de la Noche”; aquí la puedes escuchar mientras lees: