Museo de los Duendes, un mágico santuario en el corazón de Hidalgo.

Museo de los Duendes, un mágico santuario en el corazón de Hidalgo (VIDEO)

🧙‍♂️🧚‍♀️ Único en su tipo en México, este espacio alberga a seres mitológicos de diferentes nacionalidades y especies. Representa una buena alternativa para escaparse de la cotidianidad. La buena noticia es que está en Hidalgo, a sólo unos minutos de Pachuca.
0
677

Si hay algo que les gusta a los duendes (aparte de su museo) es el cabello; crines de caballo, la cabellera de Berenice, las trenzas de María… y los dulces… y los tragos.

 

He oído que la noche
es toda magia
y que un duende te invita a soñar…

“Maldito Duende”-Héroes del Silencio.

 

 

Porque ser duende no es una tarea sencilla; mover objetos por las noches, esconder las pertenencias, recabar las monedas, pero sólo aquellas que brillan como el oro; y manifestarse como sea para marcar territorios.

 

Para Margarita Moreno Cruz, gerente general del Museo de los Duendes, estos personajes son una realidad: ¡existen!, “yo no creía en ellos, era mi esposo el que creía, pero después de ver ciertas cosas”, no queda más que corroborar su existencia y pertenencia.

 

Aquí se sienten a gusto, entre los árboles milenarios que dan vida a las historias que, a la par, florecen. En el municipio de Huasca, Hidalgo, hay un triángulo de energía, por eso vienen, por eso han decidido quedarse aquí.

 

Duendes, elfos, troles, hadas y hasta arlequines… la clasificación sigue, mientras la persona común y corriente también se adentra en este mundo que es el Museo de los Duendes, enclavado en la demarcación, que es además corazón del estado de Hidalgo; centro perfecto de latitudes y latidos.

 

LOS DUENDES ELIGIERON HUASCA

 

Y sé que, últimamente,
apenas he parado,
y tengo la impresión de divagar.

Amanece tan pronto,
y yo estoy tan solo, y
no me arrepiento de lo de ayer, sí…

 

Y es que Huasca está lleno de magia, no por nada recibió la primera denominación de Pueblo Mágico en México; el primero de 132 con que cuenta el país en la actualidad. ¡Vaya orgullo!

 

Pero, regresando a lo que nos compete, este museo, que por cierto es único en el país, cuenta como fundadora a doña Cristina Cortés Celorio, que vaya tremendos sustos que vivió en sus tiempos, allá por la década de los 90 del siglo pasado.

 

Cuando los duendes y troles y hadas hacían de las suyas, sobre todo en sus caballerizas, pues a estos seres de magia y color les encanta el cabello (los testimonios lo confirman), al punto de que la dueña decidió poner un ¡hasta aquí!

 

Aquí puedes ver la entrevista sobre el Museo de los Duendes:

 

Pero los lugareños le explicaron a la dueña que en esta región del estado de Hidalgo prevalecían seres “míticos”, algunos provenientes de Europa, parientes lejanos de los chaneques, que seguramente llegaron en los mismos barcos de don Cristóbal Colón (aquél anfibio ser que descubrió América), para conquistar certezas.

 

Cuidadores de bosques y montes y animales salvajes, los duendes están aquí para salvaguardar especies y para reclamarle al ser humano su torpeza de no velar por las auténticas riquezas que tiene.

 

ALTERNATIVA YA REABIERTA

 

Las estrellas te iluminan
y te sirven de guía,
te sientes tan fuerte que piensas
que nadie te puede tocar…

 

Bajo el sol abrasador de marzo, el Museo de los Duendes se presenta a Réplica como esa rica veta donde hallar lo mismo historias compartidas que figurillas (altas, bajas, redondas, regordetas, o delgadas, coloridas, amistosas y hasta semejantes a cualquier amistad), dispuestas a cuchichear o gritar su supervivencia.

 

 

El Museo de los Duendes espera, reabierto al público por cierto en estos días, en el preámbulo de la Semana Santa, cuando cientos (o miles) de buscadores de aventuras llegan (un buen del Edomex o la CDMX) para confirmarse (a pesar del Covid-19) porque… ¿qué más da?, como un escenario adecuado.

 

COLECCIONES, COSTOS, DIRECCIÓN

 

Las distancias se hacen cortas,
pasan rápidas las horas
y este cuarto no para de menguar.

Y tantas cosas por decir,
tanta charla por aquí,
si fuera posible escapar de este lugar…

 

Margarita Moreno confirma que en el Museo de los Duendes se alberga una colección de alrededor de mil 500 figuras, muchas de las cuales fueron donadas, incluso desde otras naciones como Irlanda.

 

El acceso sólo cuesta 20 pesos, además ofrecen una caminata nocturna al llamado “árbol de los deseos”, que concluye en una fogata con un buen chocolate caliente y bombones, con historias sobre mágicos seres, alrededor del fuego.

 

Museo de los Duendes está ubicado en la carretera Huasca-Tulancingo, kilómetro 2.5, en la comunidad de San Miguel Regla.

 

¿Qué más se puede pedir?, una buena alternativa sin duda para quienes decidieron abandonar ya el confinamiento, eso sí, cumpliendo con todos los protocolos contra el Covid-19.

 

Que no se te pase: Zempoala, el reto de convertirse en verdadero Pueblo Mágico (VIDEO)

 

Este reportaje está acompañado de la rola “Maldito Duende” de los Héroes del Silencio; aquí la puedes escuchar mientras lees: