En cartelera: «Sin origen», un «churro» mexicano de narcos y vampiros (TRÁILER)

Para los amantes del género puede resultar una verdadera pérdida de tiempo
0
75
cine, Nacionales, México, Artes, Culturas, Cine, Películas, Narrativas, Carteleras, Regresos, Cintas, Cuestionamientos, Resúmenes, Terror, Ciencia Ficción, Novelas, Comparativos

Tras varios meses de confinamiento, con el debido cuidado y atención a las medidas sanitarias para evitar riesgos por el coronavirus, en Réplica nos lanzamos al cine, para ver una de las más recientes cintas que ha dado a luz el cine mexicano.

Para no variar la película que llamó nuestra atención en cartelera, este fin de semana, fue “Sin origen”, que ostenta las etiquetas de: terror, horror, thriller, ciencia ficción, etcétera y bajo la coproducción de Videocine.

En resumen es una cinta que dura alrededor de 90 minutos, por fortuna, dirigida por Rigoberto Castañeda, creador de otros churros no tan clásicos como las series “Narcos contra zombies”, “Diablero” o la insufrible secuela de “Km 31-2”; es decir, nada que rescatar ni en éstas ni en la peli de hoy.

Desde el comienzo puede anticiparse el rotundo fracaso de “Sin origen”, malos diálogos, un pésimo guion, efectos especiales más chafas que los discursos de un político en campaña y la horrenda actuación de una niña-vampiro.

Habría que preguntarle al director cuál es en realidad el hilo conductor de todo el entramado que, una vez más (como si la fórmula probada siempre diera buenos resultados), mezcla actividades del narcotráfico con un grupo de extranjeros (según esto provenientes de ¿los Cárpatos?) donde la sangre corre como el agua y más de una víctima es decapitada.

Por breves instantes pareciera que este churrote hiciera guiños a novelas como las del maestro sueco John Ajvide Lindqvist, como “Déjame entrar” o “Descansa en paz”, donde la muerte tiene un sustento real y noble: la sangre como alimento, la carne como parte del ritual para volver a la vida; sin embargo, el descuido de “Sin origen” es evidente hasta en los diálogos y escenas sin sentido de un pasado remoto que no termina de cuadrar con el presente, donde la última tecnología convive con ¿las armas del Medioevo?

Por breves instantes Lina, una de las protagonistas del churrazo este, tiene casi el mismo aspecto de Eli, personaje al que Ajvide Lindqvist dio vida en su libro y que Tomas Alfredson retrató más que bien al dirigir la película “Déjame entrar”, también en las recónditas salas suecas, pero la verdad es que ni siquiera se acercan, no hay comparativo, ni una luz al respecto.

El caso es que “Sin origen”, podría decirse así, sólo cumple la función “palomera”, pero a medias. Ni terror, ni ficción, ni origen, ni sentido… vaya, que es malita de principio a fin, pero los cinéfilos tendrán la última palabra.

 Ficha: “Sin origen”.

Director Rigoberto Castañeda.

Con las actuaciones espaciales de Daniel Martínez, Lissete Morelos, Paulina Gil, Horacio García Rojas, Arap Bethke, Matías del Castillo (y no del de Transilvania), Ramón Medina y José Luis Badalt.

Aquí puedes ver el tráiler de esta cinta mexicana que aspira a ganar el “premio al peor churro de 2020”: