Muere Ian Curtis, un día como hoy pero de 1980; perdió el control

0
533
:Ian, Internacionales, Naciones, Países, Inglaterra, Bandas, Grupos, Movimientos, Postpunk, Ídolos, Personajes, Suicidios, Música, Legados, Canciones

Un día como hoy pero de 1980, Ian Kevin Curtis, vocalista del grupo inglés Joy Division decidió terminar con su vida para convertirse casi de inmediato en uno de los personajes icónicos de la música subterránea.

Curtis logró presencia en los escenarios por su extraña forma de bailar, según se comenta derivada de sus padecimientos físicos y mentales, sufría de ataques epilépticos, además por sus letras que casi siempre hablan de soledad, angustia y desesperanza.

Su creciente adicción por algunos fármacos, un reciente divorcio, su malogrado papel como padre de familia, así como las secuelas de su enfermedad, son los motivos recurrentes cuando se habla de su suicidio, a los tempranos 23 años de edad.

Para Curtis, según comentaron posteriormente sus compañeros de banda, los conciertos y los ataques epilépticos eran cada vez más constantes, lo que le significó una gran presión que pudo haberlo llevado a tomar la decisión de quitarse la vida a sólo unos días de haber grabado su segundo álbum de estudio.

Pocos días antes de que Joy Division comenzara su primera gira por los Estados Unidos, en la noche del 18 de mayo de 1980, Ian Curtis se suicidó en su casa siguiendo un ritual: se tomó una jarra de café, envenenó la comida de las palomas que alimentaba regularmente en su terraza y que, según él, eran el reflejo de su alma agobiada pero libre, vio la película “Stroszek”, del director Werner Herzog, la cual versa sobre un aspirante a músico callejero que termina suicidándose, bebió una botella de whisky, escuchó el disco “The Idiot” de Iggy Pop y se colgó de un viejo tendedero en su cocina.

Así culminó la vida de un ser humano que adquirió con ello la etiqueta de estrella post-mortem para uno de los géneros musicales que ha recibido las mayores influencias de esta banda británica: el denominado postpunk, cuyos tintes oscuros y melancólicos son una de sus características.

En Réplica recordamos a Ian Curtis en su aniversario luctuoso:

kgm