Para pasar el rato: «Ladronas de almas», una película filmada en Hidalgo

Recrea (a su modo) escenarios mostrados en el cine clásico de “mostros” de la vieja escuela mexicana
0
31
Ladronas , Nacionales, Espectáculos, Cine, Filmes, Películas, Festivales, Géneros, Terror, Espantos, Miedo, Opciones, Plataformas, Netflix, Cuarentena, Pandemia, Zombis

Como siempre Réplica se dio a la tarea de ver lo que en materia de “terror” ofrecen plataformas streaming como Netflix y en esta ocasión el staff se chutó la película “Ladronas de almas”, ambientada en la época de la Independencia de México.

A través de un giro histórico con respecto a las leyendas de zombis, este filme dirigido por Juan Antonio de la Riva ofrece una mirada al espectro de las viejas películas de “mostros” del cine mexicano, auténtico guiño a aquellas cintas donde aparecían los grandes luchadores como “El Santo” para pelear y vencer a las hordas de asesinos imparables.

Juan Antonio de la Riva juega en las subcapas de “Ladronas de almas” a exponer diversas situaciones acontecidas no sólo en aquel período de incertidumbres en la construcción del país, sino de otros tiempos que bien podrían ser los nuestros, por lo cual el saqueo, la violación, la esclavitud, el abuso de poder y la necesidad de ofrecer héroes, aunque estos sean muertos vivientes o resucitados, es una constante.

Con un exceso de música incidental, porque el silencio es otra de las claves necesarias para el buen cine, el caifán Diego Herrera adereza cada escena y pierde por momentos el hilo conductor que siempre se busca insertar en el espectador a través del mundo sonoro donde, insistimos, es fundamental la afonía o los ruidos complementarios allende al discurso de los personajes.

Tampoco convencen mucho las actuaciones de Natasha Dupeyrón, ligada siempre a personajes “fresitas” y muy secundarios, o de Luis Gatica, hombre más de telenovelas y “churros” de las arcaicas televisoras del país, que le quedan a deber en definitiva al respetable, amén del elenco elegido.

La película es lenta de principio a fin y no posee mayores sobresaltos ni ofrece la crudeza y violencia acostumbradas en el cine del género; sin embargo, hay que destacar la fotografía, de Alberto Lee, quien carga sobre su espalda una larga trayectoria y eso sí se nota.

Como “cereza del pastel”, sobre todo para los hidalguenses, se enmarcan sus cinco semanas de filmación en el estado de Hidalgo… aunque en definitiva le pondríamos un 6 de 10 por guion, efectos y demás requisitos a llenar como película de “espantos”.

“Ladronas de almas” fue estrenada en 2015 y pasó por varios festivales de terror, ahora la plataforma Netflix la ofrece como una opción para pasar el rato durante la presente cuarentena. Consume cine local y quédate en casa.

Aquí puedes ver el tráiler de esta película: 

kgm