En labor de “pialar al coronavirus”, la charrería hidalguense

0
615

Permanecen charros sin actividades ni torneos pero unidos en contra de la pandemia



Una de las suertes charras que más gusta entre la afición hidalguense son los piales en el lienzo, cuando un charro está ejecutando esta suerte se dice que está “pialando” y un pial, en esencia, es lazar por las patas un animal con el afán de detenerlo.

Con esta analogía podemos decir que hoy toda la charrería a escala nacional y por ende en Hidalgo está en la labor de pialar la pandemia por el brote de Covid-19.

Resguardándose en casa y aplicando las medidas sanitarias, aunque esto represente parar por completo detener la actividad deportiva que rodea a la charrería.

En el estricto sentido del deporte charro tiene ya casi un mes detenido, el último evento de trascendencia fue el torneo del millón en Rancho “El Pitayo”, el pasado marzo del 12 al 15, posterior a esto se frenaron torneos de gran atractivo para la afición, pero no sólo eso, se detuvo el motor económico de cerca de 500 familias que viven de la industria que genera la charrería, sin calcular la derrama económica en las ciudades que recibirían estos campeonatos.

Pero también la máxima fiesta de la charrería resiente los estragos de esta pesada yegua llamada coronavirus.

La realización de los campeonatos estatales se detuvo y son estas rondas locales las que otorgan el pase al campeonato nacional que está previsto hasta antes de que esta situación cabalgue al mes de noviembre en Tepic, Nayarit.

Este miércoles se dio a conocer la modalidad en que podrán desempeñarse las eliminatorias estatales y por supuesto que la decisión resultó en polémica, pues cambiar el método para esta edición no fue bien recibido por la charrería.

A pesar de todo, la charrería nacional continúa unida y fortalecida, acatando las disposiciones sanitarias, para que cuando nos volvamos a encontrar en los lienzos no nos falte ninguno.