Víctor Ramírez, inmortalizado entre los magnos del emparrillado

0
85

Por: Casper24

Víctor Ramírez Porcayo es el invitado de esta semana en el espacio de fútbol americano de Réplica, consagrado a los mejores representantes.

Este personaje nació en “La Bella Airosa”, avecindado en el fraccionamiento Constitución. Tuvo su primer contacto con el deporte de las tacleadas cuando estudiaba en la Prepa Uno de la UAEH, todos sus estudios los realizó en el estado de Hidalgo.

La primaria la cursó en las Escuelas “Leona Vicario” y “Bartolomé de Medina”, la secundaria en la prestigiosa Escuela Secundaria General Número Uno, su bachillerato en la Prepa 1 y la profesional en el Instituto de Ciencias Sociales (Icso) de la UAEH, donde se graduó con Licenciatura en Derecho.

Como ya se había mencionado, su primer contacto con el fútbol americano lo tuvo en la Prepa 1 con el equipo Pumas Dorados, que era dirigido por Ariel Rubio. Posteriormente junto con su hermano Jorge, Juan Manuel Ramírez (“El Cepillo”), Víctor Córdova (“El Botas”) y Salvador Medina Chi, fundaron el equipo Krótalos.

Narró que fueron temporadas muy difíciles perdedoras en la categoría intermedia pero de mucha enseñanza. Intervinieron en la liga del Bajío y localmente enfrentaron a Falcon’s, Buitresbse Medicina, Cecyteh, Mastines, Mainer’s, eran entrenados por Cuauhtémoc Barba y Salvador Medina.

“Jugué por ocho años en la posición de guardia y tacos ofensivo con Pumas Dorados y en Krótalos como defensivo fui line baker. Recuerdo que en uno de los juegos en San Luis Potosí contra la Universidad Autónoma de ese estado, el equipo de ellos era conformado por 45 jugadores que llegaron al emparrillado uniformados y cantando, eso nos impactó y sorprendió porque nosotros apenas y nos completábamos (viajamos limitados)”, dice Víctor.

“Algunos de nosotros dobleteábamos; es decir, jugábamos ofensiva y defensiva, en ese momento le pedí al head coach que me permitiera hablar con los muchachos, más que con la boca les hablé con el corazón, les pedí que cada uno de ellos realizara su mayor esfuerzo y un poco más. El duelo fue de toma y daca y terminamos con la victoria, ese encuentro me dejó una grata experiencia y el saber que en conjunto todo lo podemos, ya que el equipo de San Luis Potosí, además del número de jugadores, nos superaban en la edad”.

Con el tiempo Krótalos cambió de nombre a Gigantes, que también tuvo una temporada perdedora y pasó a ser Atlantes que lograron conjuntarse rápidamente y en poco tiempo fueron campeones en ONEFA.

“En el 2017 fui reconocido por Safanal en un evento que se realizó en esta minera ciudad y el pasado mes de febrero de este año fui introducido al recinto de los inmortales en el polideportivo de la UAEH, donde vinieron jugadores de toda la república a recibir su inmortalización”, finalizó el invitado.