Atropelladas campañas con devoluciones, ataques y amenazas

Faltan sólo unos días para el cierre del proselitismo que concluirá con el voto por parte de la ciudadanía en las urnas y ha habido desde aprehensiones hasta balazos en Hidalgo
0
87
A ocho días de la jornada electoral para renovar ayuntamientos de los 84 municipios del estado de Hidalgo, sumaron la devolución de candidaturas a tres prospectos, un candidato a síndico que atraviesa un proceso judicial en su contra, el fallecimiento de un abanderado por Covid-19 y mucha “guerra sucia”.

La madrugada del próximo domingo sabremos sin el candidato a síndico de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Germán Salvador Montealegre, logra una curul a pesar de que fue acusado por intento de homicidio en contra de su esposa, delito que días después sería modificado por violencia familiar.

Caso similar es el que ocurre en Tulancingo de Bravo, pues el candidato de Morena, Damián Sosa Castelán, declaró en el debate virtual organizado por el Instituto Estatal Electoral de Hidalgo (IEEH) que no existía orden de aprehensión en su contra; sin embargo, la suma de solicitudes de amparo ante tal situación creció.

Sosa Castelán es hermano de Gerardo, el expresidente del Patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), que hoy permanece recluido en el penal del Altiplano por el presunto desvío de 58 millones de pesos de la institución educativa y de empresas fantasmas.

Respecto a los tres candidatos a los que finalmente se les devolvió la candidatura, Ricardo Raúl Baptista González, Crisóforo Rodríguez Villegas y José Gerardo Olmedo Arista, habrá cifras que clarifiquen si los partidos políticos acertaron a interponer varios recursos legales para defender lo que parecía “indefendible”.

Se registraron tres ataques a balazos en contra de los candidatos del  Partido Acción Nacional (PAN) en Tlahuelilpan, Héctor Pérez Olguín, durante un evento proselitista; al de Podemos en Ixmiquilpan, Alfredo Ortiz Zamora, hecho en el que resultó herido por disparo de arma de fuego uno de los miembros de su equipo de trabajo; y contra la casa de familiares del abanderado priísta en Tepeji del Río, Salvador Jiménez Calzadilla.

Además de la aparición de mantas que contenían amenazas en contra del candidato albiazul de Zimapán, Alan Rivera Villanueva, una agresión en el municipio de Huasca que se atribuyó a los azules y fue desmentida rápidamente.

En cuanto a los incidentes de violencia política por razón de género se han denunciado por Acción Nacional, Revolución Democrática, Revolucionario Institucional y Nueva Alianza, mientras que Morena ofreció una conferencia de prensa para solicitar que cesaran la violencia y los ataques contra sus candidatos.

Mientras que la mayoría de presidentes de partido declararon que las aspiraciones se centraban a colocarse como segunda o tercera fuerza en la entidad, habrá que ver quiénes no exageraron.