En tiempos del Covid-19 urge el Ingreso Vital de Emergencia: Marta Lamas

Hemos retomado una propuesta que ya la izquierda venía discutiendo, afirma la feminista y activista; se le conoce con distintos nombres: Ingreso Ciudadano Universal o Ingreso Único Universal; Tengo mucha fe y mucha confianza en Arturo Herrera, el secretario de Hacienda, “que es muy sensible a este tipo de temas”, afirma
Marta Lamas, Ingreso Vital de Emergencia, Covid-19, coronavirus, Cámara de Diputados, diputados, Ingreso Ciudadano Universal, Ingreso Único Universal

Para Marta Lamas (ML.) es crucial implementar cuanto antes un mecanismo de apoyo económico para quienes perdieron sus empleos como consecuencia de la pandemia que atraviesa México por el coronavirus; la propuesta de hecho ya está en la Cámara de Diputados federal y recibe el apoyo de colectivos y organizaciones.

La reconocida antropóloga, feminista, férrea activista e integrante de diversas organizaciones sociales, platicó ampliamente y en exclusiva con Réplica (R.) sobre las acciones que impulsa Nosotrxs, organismo que representa una forma de intervención política ciudadana sin pretensiones de partido y que considera que lo más importante es que la propia sociedad asuma causas y luche por ellas.

Hoy la voz de Lamas es la de miles de mexicanos y mexicanas, sobre todo de quienes no cuentan con un trabajo formal, vendedores, sexoservidoras, ambulantes, quienes desde las calles luchan todos los días por un mejor futuro que parece inalcanzable y más aún cuando cae sobre ellos y ellas una pandemia.

Te puede interesar: Sin antros ni paseantes; Covid-19 apaga vida nocturna de Pachuca

ML. “Estamos muy preocupados con el tema de los efectos de la crisis económica, sobre todo en las personas que no tienen un salario formal, que son trabajadores de la calle, que se quedaron de momento sin ingresos y en ese sentido hemos retomado una propuesta que ya la izquierda venía discutiendo desde hace tiempo, no es novedad, tiene muchos nombres: Ingreso Ciudadano Universal, Ingreso Único Universal, hay países que han discutido esto diciendo que desde el momento en que naces y hasta que mueres tienes que tener asegurada una renta básica, también se habla en esos sentidos”.

Afirma que dada la situación del país se planteó como una alternativa temporal, bajo el nombre de Ingreso Vital de Emergencia para distribuirse a quienes lo necesiten y que lo pidan.

Explica que las y los diputados fueron quienes lo propusieron y Nosotrxs lo respalda; “estamos expresando nuestro apoyo a un punto de acuerdo que presentó un amplio grupo de diputadas y diputados federales, haciendo un exhorto al Poder Ejecutivo de que haya este ingreso, hay coincidencias: yo diría que hay un abanico amplio de personas de distintas posiciones políticas, no hay un solo rollo partidario y con personas que estamos en organizaciones ciudadanas que no pertenecemos a ningún partido y que estamos muy preocupados con estos datos, primeros que el Coneval acaba de dar sobre los efectos sociales que va a tener el Covid, hay que buscar garantías básicas, cuando dice universales quiere decir para todo mundo”.

El Ingreso Vital de Emergencia equivaldría al salario mínimo, alrededor de 3 mil 600 pesos, pero requiere de un registro y que lo soliciten básicamente las personas que perdieron su trabajo, los informales es el sector más golpeado.

R. ¿Es viable esta propuesta del Ingreso Vital de Emergencia, hay las condiciones y recursos suficientes?

Marta Lamas estima que sí alcanzarían los recursos, pero tendía que establecerse una reorientación de gasto y de cuestión política, dice tener mucha fe y mucha confianza en Arturo Herrera, el secretario de Hacienda, “que es muy sensible a este tipo de temas”.

Evidentemente, afirma, “para dar un ingreso así durante tres meses se necesita sacar de otra bolsa, de otro lugar, y esa es una decisión de orden político, no es que no se pueda hacer, claro que se puede hacer, de hecho ya CEPAL (Comisión Económica para América Latina) salió con una declaración diciendo que hay que hacer este Ingreso Básico de Emergencia y yo me imagino que ya el gobierno federal está discutiendo esto, yo la verdad es que sí le tengo mucha fe al secretario de Hacienda”, reitera.

R. Cuando se dice que es un apoyo sin distingos, debe priorizarse en el sentido de que hay comunidades o grupos que no han recibido jamás ningún tipo de apoyo, ¿cómo garantizar que llegará a quien debe llegar incuso más allá de fines electoreros o populistas?

La activista reconoce que el tema del registro es complicado y para eso las organizaciones ciudadanas que ya tienen una inserción en las comunidades pueden ayudar; “creo que si se hace una gran campaña de comunicación social, diciendo que va a haber esto y que la gente se tiene que registrar para tenerlo va a llegar mucha gente, pero también es cierto que va a haber campos que no estén ni enterados, ni leen el periódico ni menos aún tienen internet, y yo pensaría por ejemplo en las trabajadoras sexuales callejeras de ciertas zonas de la Ciudad de México, imagino que también en otras parte del país no están atentas a este tipo de decisiones gubernamentales y ahí sí el trabajo va a recaer mucho en los grupos ciudadanos”.

Recuerda que tuvo una reunión hace un mes con la secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, Rosa Isela Rodríguez, quien “está muy preocupada justamente con el tema de los informales y de las trabajadoras en la calle, donde se planteó hacer un proyecto especial para ellas con toda una serie de apoyos, entonces creo que tenemos en este momento, por lo menos de nuestro lado, el que hay muchos funcionarios de gobierno que están igual de preocupados que nosotros por lo que está pasando y que están poniendo toda su energía, su cabeza y hasta donde pueden su presupuesto y sus recursos para hacer que estos próximos tres meses sean lo menos dolorosos y lo menos horribles para varios sectores importantes de la población”.

R. Se habla ya de más de 700 mil empleos formales perdidos y otros tantos miles en la informalidad, esta pandemia por el coronavirus ¿no evidencia también las carencias de un sistema laboral arcaico, con una falta de seguridad social, con contratos que no se cumplen y con muchas condiciones que parecen sólo beneficiar a los patrones?

“No solamente un sistema laboral; es decir, estamos en un modelo de un capitalismo muy voraz y muy feroz, muy individualista y sí, yo creo que la crisis nos tiene que ayudar a replantear muchísimas cosas, porque la desigualdad, la injusticia, está llegando a unos niveles que no habíamos visto nunca antes”.

R. ¿Desde su perspectiva el gobierno de López Obrador está haciendo bien las cosas ante la pandemia, sus programas y propuestas son efectivos?

Ante el cuestionamiento, Marta Lamas refiere que sí les pondría una buena calificación, sobre todo ante las acciones e informes diarios que está dando el subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Hugo López-Gatell; “pero poner una buena calificación no quiere decir que no se reconozca que hay errores o que faltan cosas, pero para lo que nos cayó encima con esta pandemia creo que con todo lo están haciendo bastante bien”.

R. Aquí en el estado de Hidalgo todavía hay quienes no entienden la magnitud del coronavirus, sus efectos, la gente sigue saliendo a las calles como si nada, ¿cómo hacer comprender en este caso específicamente a los hidalguenses que esto es real y no se trata de un mito? A usted le tocó hace poco vivir el caso de Jaime Montejo (amigo cercano de la doctora).

ML. “Claro, el de Jaime Montejo y el del hermano de una de las empleadas que trabajan conmigo en la casa que estuvo un mes en el hospital y que lo atendieron espectacularmente bien porque además tenía un problema de riñones, que le hicieron diálisis y todo y no la libró. O sea, yo ya tengo tres personas cercanas que se me han muerto y estoy encerradita en mi casa”.

Señala que la comunicación pública es fundamental, que la gente debe ver televisión, leer diarios, informarse todos los días sobre lo que ocurre en torno a la enfermedad; “yo soy de las locas que ve todos los días a López-Gatell, pero hay mucha gente que no lo ve, no sé hasta dónde el gobierno de Hidalgo debería estar metiendo cierto tipo de anuncios en la televisión pública y hacer una campaña mucho más intensa, mi experiencia es que es muy difícil aprender en cabeza ajena, uno aprende cuando las cosas le duelen y le tocan. Espero que en Hidalgo les empiece a caer el veinte y se empiecen a cuidar más”.

R. ¿Cuál es la realidad que vive hoy México en medio de esta pandemia en el tema de la violencia de género con el aislamiento, aumenta la violencia en el confinamiento? ¿Cómo enfrenta el feminismo en este momento dicho fenómeno?

Responde que evidentemente depende de las condiciones en las que se está, si uno está en una casa amplia, con varias habitaciones donde alguien puede aislarse, probablemente habrá menos violencia que si están todos encerrados en un mismo cuarto y si hay solamente una televisión y todos quieren ver distintas cosas… “yo no dudo que haya violencia hacia las mujeres, pero también creo que hay mujeres que son violentas contra sus hijos y creo que debe de haber muchos niños y niñas que están ahí con papás y mamás encerrados y que de repente también ellos están recibiendo eso”.

“Yo no tengo mucha idea, no es mi tema, hay gente que lo maneja mucho mejor que yo, a mí lo que me parece es que si hablamos de violencia hay que hablar de las distintas violencias y dentro de las distintas violencias hay violencias invisibles, hay una violencia contra los viejos… hay una violencia contra los niños y también hay una violencia contra los animales, es muy fácil llegar y patear al perro o al gato cuando uno está tenso y enojado y en condiciones muy difíciles”.

Asevera que tenemos como país, como cultura, un tema muy fuerte y arraigado con la violencia, pero debe hacerse un esfuerzo en términos conceptuales y en términos de la narrativa con la que se habla de violencias; “y hablar de violencias en plural para que se entienda esto, que hay muchos tipos de violencias y no sólo que se piense en la violencia del marido que le pega a la esposa”.

R. ¿Qué opinión le merece la declaración del presidente López Obrador de que el 70 por ciento de las denuncias por violencia de género durante la pandemia son falsas? ¿Hablamos de un retroceso en la lucha histórica por la mujer?

La doctora Lamas indica que no sigue mucho las declaraciones del presidente, porque hay muchas cosas con las que tiene diferencias y discrepancias, además resulta muy difícil saber en un servicio como Locatel o donde se habla de violencia cómo se da el seguimiento de las llamadas. “En todos los países hay gente que se hace la payasa y que habla y que dice cosas, yo dudo mucho que ese porcentaje tan alto sean falsas, yo no dudaría que hay un porcentaje pequeño de llamadas de vacilada porque la gente está encerrada y habla porque no tiene nada que hacer, no creo que llegue a ser un porcentaje tan alto”.

Opina que la mayor parte de las denuncias de violencia hechas por mujeres son ciertas, reales, insiste en que hay muchas violencias que no son denunciadas, “es lo que le digo, los niños, los abuelitos, no sé si están denunciando, las mujeres ya saben que pueden denunciar y creo que es una pena que a veces haga declaraciones (López Obrador) como no sé si desinformado o despistado”.

Subraya que ojalá esta iniciativa de los diputados y diputadas sea apoyada desde muchos lugares, no sólo desde las organizaciones ciudadanas o por quienes hacen activismo.

DATOS

Nosotrxs tiene a lo largo de todo el país distintos grupos de ciudadanos que retoman puntos sensibles que afectan al tejido democrático; Marta Lamas se involucró mucho con el tema de las trabajadoras del hogar, donde Nosotrxs jugó un papel muy importante que significó la conducción para que las propias trabajadoras lograran espacios en medios, reuniones políticas a favor del sector.

Otro tema es el abastecimiento de medicinas y ahora con la epidemia de Covid-19 los grupos que trabajan en eso están también muy pendientes del tema de los médicos.

Es un proyecto precioso, afirma la doctora, en donde participan muchos jóvenes que han tenido un proceso de formación en cuestiones básicas de Derechos Humanos y de ciudadanía, “saben cómo pararse frente a las instancias para elegir los caminos, qué es lo que se puede reclamar, cómo reclamarlo, cómo organizarse”.