Por qué urge reabrir escuelas; Ruth García explica daños a infancias.

Por qué urge reabrir escuelas; Ruth García explica daños a infancias

Consideró especialista que las decisiones que tomaron los adultos por menores ante la pandemia no fueron adecuadas, pues abrieron una brecha más grande de pobreza, entre otros tantos conflictos

Para la especialista en temas de infancias, Ruth García Cordero, que las escuelas sigan cerradas abre una brecha de pobreza que deja con más rezago a niños y niñas con menos oportunidades de desarrollo.

 

Había una vez en un pequeño país,

donde alguna gente se sentía feliz.

Un alma chiquitita se quiso escapar

pero no le daba para cruzar el mar

y le dijeron vas mal, muy mal.

Eso no se hace, tenés que pensar y pensar,

con hambre no se puede pensar, no se puede…

“Pensar”-No Te Va a Gustar 

 

 

Ruth García explicó a Réplica que el modelo de escuela virtual es cansado e inadecuado para los menores y es por ellos que la sociedad debe enfrentar el miedo de volver a las aulas.

 

El 20 de marzo todas las comunidades escolares en Hidalgo estuvieron por última vez en un día presencial normal en las escuelas.

 

La pandemia de Covid-19 ya había encendido las alertas en el mundo, en el país, y en el estado.

 

Ante un panorama incierto y de difícil predicción, el gobierno federal, junto con las Secretarías de Educación Pública (SEP) de las 32 entidades federativas comenzó una estrategia para hacerle frente a que alumnos y alumnas estaban lejos de las aulas, así comenzó el modelo virtual.

 

La SEP federal dispuso algunos contenidos en televisión bajo la estrategia “Escuela en Casa”, mientras que docentes revisarían contenidos y darían clases bajo la modalidad a distancia.

 

Brecha tecnológica y de pobreza creció con la pandemia.

Brecha tecnológica y de pobreza creció entre las clases sociales con la llegada de la pandemia de Covid-19 a México y a Hidalgo.

 

También puedes leer: Por regreso a clases presenciales, ‘votan’ asociaciones de padres de familia

 

Que en su mayoría se hizo por distintas plataformas de videollamada como Zoom, Google Meet, y WhatsApp, como las más populares.

 

La entrevistada apuntó que las clases con más privilegios son las que menos quieren regresar, debido a que tienen la autonomía suficiente para proveer todas las necesidades a las infancias, para que no tengan que salir de casa.

 

En cambio la población más vulnerable es la que batalla más para temas como conectividad, los equipos disponibles y la cobertura de todos los insumos necesarios para la educación en línea de las infancias.

 

ABISMO ENTRE INFANCIAS Y CLASES

 

De ahí que postergar el regreso a clases abre más el abismo de una clase a otra, en primer lugar por las carencias que ya existían antes de la pandemia.

 

Y en segundo lugar porque hace más difícil el acceso a la educación, esto limita las oportunidades de desarrollo de las infancias y provoca que una gran porcentaje deje la escuela.

 

Otra de las consecuencias es el sedentarismo, que provocó en la población de menor edad, ya que con la condición de estar frente a la computadora y sin opciones para estar en espacios públicos, sus actividades se limitan a estar en casa.

 

Si bien estas condiciones ya existían, la pandemia las ha maximizado y hoy se enfrentan otros padecimientos derivados.

 

“Hay muchos niños con problemas de la vista porque pasan demasiadas horas frente a la computadora, cosa que fue un error porque sentar a un niño ocho horas frente a las pantallas fue un error garrafal”.

 

Desde afectaciones a la vista, hasta su proceso de aprendizaje normal y eso va a traer consecuencias a largo plazo, sobre todo a edades tempranas, declaró Ruth García, entre las consecuencias negativas de la escuela virtual.

 

Completó que un niño a los 12 años tiene la madurez necesaria para generar su aprendizaje autónomo.

 

“Podíamos dejarles una actividades y que después las mandara, no conectarlos todo el día. ¿Quién aguanta tanto tiempo?”.

 

URGENTE ABRIR ESCUELAS

 

Y esperó y esperó y el momento no llegó.

Con el correr del tiempo estaba cada vez peor

y cedió, tiraron de la cuerda y cedió

y ahora ya no hay vuelta atrás,

todo vuelve a ir para atrás,

ya no está consciente, atrás.

Y ahora ya no hay vuelta atrás,

la realidad te miente.

 

Al día de hoy, México es uno de los pocos países que ha tenido cerradas las escuelas, otros han intentado abrir bajo distintas modalidades que les ha funcionado.

 

Si son escalonadas, con ventilación adecuada de los espacios o como burbujas, que es donde las infancias conviven siempre con el mismo grupo de menores, así si hay un brote puede localizarse fácilmente y asilar a la población.

 

La brecha: “ellos necesitaban la escuela mucho más que cualquiera”.

 

La entrevistada consideró que por los menores con situaciones económicas con mayor rezago es que la comunidad educativa debe apropiarse del regreso a clases seguro.

 

Menores no permanecieron en casa, porque padres deben trabajar.

En muchos casos, menores de edad no permanecen en sus hogares, porque padres y madres de familia deben trabajar.

 

Sobre el mismo tema: Regreso a clases en Hidalgo sólo con “las 3V”, detalla gobierno

 

De por sí ellos no están en casa, la mayoría sale porque no tienen a más cuidadores en casa o incluso porque ante la imposibilidad de seguir en la escuela salieron a trabajar.

 

“Todos esos niños que no tiene una computadora en casa o una tablet, internet, una persona que los acompañe y los cuide, son por los que debemos abrir, porque de entrada no les estamos garantizando las mismas oportunidades”, especificó.

 

PRESENCIAS EN ESPACIOS PÚBLICOS

 

Expuso que no es culpa ni de los menores ni de las familias estar en esta situación, y que incluso ellos ya están en el transporte público desde hace mucho tiempo.

 

Por ejemplo, los hijos de madres solteras u otras familias en las que no había más cuidadores que acompañan al trabajo a padres y madres o que deben ser encargados en otra casa con otros familiares.

 

En otros casos; por ejemplo, en zonas rurales, el trabajo infantil se disparó, aunque México ya había avanzado en el tema.

 

Infancias perdieron además la posibilidad de completar su adecuada alimentación.

Con la pandemia, las infancias perdieron además la posibilidad de completar su adecuada alimentación, a través de programas alimentarios.

 

Ahora presenta de nuevo un rezago, consecuencia de la combinación de factores como la pobreza, las emergencias regionales y la migración y la condición socioeconómica.

 

A esto se suman los programas alimentarios, que recibieron las infancias en las escuelas, entre los comedores sociales, las Escuelas de Tiempo Completo, los desayunos fríos y calientes del Sistema DIF, entre otros.

 

Actualmente asociaciones de padres de familia se han pronunciado porque el regreso a clases se realice con las medidas pertinentes.

 

ACTUALIZACIÓN DE PROTOCOLOS

 

Mientras las escuelas ya comenzaron con la actualización de protocolos, ahora que Hidalgo tiene semáforo epidemiológico en verde, el regreso está cada vez más cerca.

 

La especialista consideró que en algunos casos se hizo el intento por llevar estos programas a casa.

 

La comida se compartía con el resto de la familia y las infancias ya no recibían el programa completo.

 

Ruth García Cordero consideró que la población que teme el regreso a clases, “debe vencer el miedo. El miedo nos paraliza y nos ha impedido ver que los niños pueden seguir medidas de manera segura. De verdad… sí pueden”.

 

Pidió confianza y respaldo a quienes volverán a las aulas porque es un proceso que toda la sociedad necesita reaprender, construir y desestigmatizar.

 

SOBRE RUTH GARCÍA

 

Comunicóloga de profesión con una maestría en Educación Superior con énfasis en Investigación.

 

Actualmente estudia la maestría en Necesidades Derechos y Cooperación para la Infancia, que es de Unicef con la Universidad Autónoma de Madrid.

 

También estudia la especialidad en Creación de Ambientes Innovadores para la Enseñanza en la Universidad Anáhuac.

 

Para volver a leer: Organiza Craniosinostosis carrera virtual para apoyar a infancia

 

Este reportaje se acompaña de la rola “Pensar”, de la banda No Te Va a Gustar; aquí la puedes escuchar mientras lees: