Reconocen médicos, en su día, el miedo, la angustia y la impotencia

Hoy al conmemorarse esta fecha, son muchos de estos profesionistas quienes deben vencer al temor y responder contra el Covid-19; muchos de ellos lejos de sus familias
0
22

Este 23 de octubre se conmemora el Día del Médico en México; sin embargo, ante la crisis sanitaria por el Covid-19 que registra el país, el reconocimiento a la labor que estos profesionales realizan llega en un contexto de miedo e incertidumbres que genera en el gremio ejercer esta labor ante dichas condiciones y posibilidades de contagio.

 


Réplica conversó con algunos médicos, encargados de cuidar y salvaguardar las vidas de los pacientes hospitalizados en áreas Covid-19 en Hidalgo, quienes contaron sus experiencias, sus temores y sus motivaciones para seguir compartiendo su sabiduría, a pesar de todo.

“La pandemia nos ha asustado, hay que reconocerlo, pues es importante mencionar que en ocasiones el miedo rebasa nuestros conocimientos y sobre todo la valentía”, aseveró el médico Eduardo Horta.

Eduardo Horta es un profesional de la medicina que por más de 26 años se ha dedicado a ejercer esta labor, donde señaló nunca antes había sentido tanto temor, impotencia y tristeza, al ver cuánta gente está muriendo en sus manos por el Covid-19, al no existir todavía ningún medicamento que combata de manera efectiva a este virus.

“Es una época muy difícil pues no sólo es la vida del paciente sino también representa arriesgar la propia vida ante el posible contagio, con un descuido es posible que termines contagiado, esto es lo que ha pasado ya con algunos compañeros que murieron este año haciendo su lucha contra esta enfermedad”, comentó con un dejo de amargura en el semblante.

Comentó que el personal de salud no sólo combate a este virus sino también tiene que luchar ante situaciones indeseables como la discriminación, la separación de sus familias, y un largo etcétera que los mantiene de una u otra forma alejados, donde en ocasiones el peso de la soledad es demasiado.

 


DESDE LA PERSPECTIVA FEMENINA

Por su parte la doctora María Fernández indicó que cuando comenzaron a surgir los primeros casos de Covid-19 en Hidalgo y en la región del Altiplano también llegaron el miedo, el dolor y la impotencia, pues muchos de los familiares de pacientes infectados quisieran un final feliz; sin embargo, no puede ser así, pues hay un buen número de enfermos que fallecen y entonces cambia el rumbo hacia las funerarias y los camposantos.

No obstante, con el paso del tiempo “hemos ido comprendiendo la magnitud de la enfermedad, donde en vez de tenerle tanto miedo comprendemos que debemos combatirla como lo hemos hecho antes con muchas otras enfermedades”.

AISLADOS DE LAS FAMILIAS

Desde que comenzó a brindar atención a los pacientes con Covid-19 la doctora María decidió no ver más a su familia pues no quería que por algún descuido de su parte sus integrantes se vieran contagiados e involucrados en esta enfermedad, dijo con respecto al sacrificio que tuvo que hacer para salvaguardar a sus seres queridos.

“Llevo aproximadamente seis meses sin ver a mi familia, esta ha sido una de las cosas más difíciles que he tenido que enfrentar pues no es fácil estar lejos de mis hijos, de mi esposo, de mis padres y hermanos, en ocasiones me gustaría tirar la toalla y rendirme ante la enfermedad, pero mi familia a través de videollamadas me motiva a no hacerlo, a continuar y luchar hasta donde tenga que llegar”, expuso con tristeza la doctora María Fernández.

SEGUIR SIN BAJAR LA GUARDIA

Estos médicos, que forman parte de los miles de profesionales de la medicina, exhortaron a la población a no bajar la guardia, pues indicaron que en este momento es cuando más se necesita obedecer las medidas establecidas por las autoridades del sector salud, porque de todos depende que los contagios disminuyan y sobre todo que ya no haya más muertes a causa del coronavirus.

Para finalizar manifestaron que es importante que como seres humanos se genere conciencia ante la enfermedad que ataca hoy en día y que no es una gripa o cualquier enfermedad que pueda combatirse como otras, sino un virus contra el que la humanidad debe luchar para sobrevivir.

ALGUNAS CIFRAS SOBRE ESTE DÍA

La celebración del Día del Médico fue instaurada en 1937 durante la Convención de Sindicatos Médicos Confederados de la República Mexicana, en homenaje al doctor y expresidente de México, Valentín Gómez Farías.

De acuerdo con los datos más recientes del INEGI, hay 365 mil 980 personas ocupadas como médicos en México, que en promedio trabajan 40 horas a la semana y ganan 102.46 pesos por hora trabajada. Casi 72 por ciento trabaja en el sector público y el resto en los servicios médicos privados.

Como un dato curioso, el primer diploma de doctor en medicina que se entregó en México fue para Juan Blanco de Alcázar, el 10 de agosto de 1553.