También afectado ambulantaje de Pachuca por Covid19

0
318

Martha Sáenz

Son días difíciles, días de guardar… la calma, tanto para dueños de negocios formales como para quienes viven al día mediante el ambulantaje, sobre todo para estos últimos; al menos en Pachuca la realidad es cruda: “no nos dejan trabajar, a veces salimos a escondidas” para ofrecer su mercancía, compartió con #Réplica doña Patricia, de San Miguel Cerezo, una de las localidades más alejadas perteneciente a la capital hidalguense.

Alrededor de 15 mujeres que viajaban entre tres y cinco días a la semana desde Huasca, Atotonilco el Grande, Omitlán y San Miguel Cerezo, al mercado Benito Juárez, ubicado en el centro de Pachuca, redujeron su jornada a sólo un día.

Estas mujeres venden productos limpios y orgánicos como huevo de rancho, nopales, rábanos, lechugas, flor de calabaza, entre otros.

Las medidas que autoridades de Pachuca implementaron para enfrentar la contingencia sanitaria disminuyeron las ventas de las también llamadas “marchantitas”, a quienes prohibieron instalarse en la zona más de un día y a veces tienen que esconderse del monitoreo para ganarse unos pesos y llevar el sustento a sus familias.

Patricia contó también que con las ganancias de estos días “sale para tortillas y comida, los gastos del día”, aunque no logran ya las ventas de otros días.

Durante el recorrido #Réplica observó la presencia de patrullas municipales y solamente estaba Patricia en la calle, donde acostumbran poner diversos puestos.