Juego de inteligencia; las andanzas de Víctor Manuel del Villar

0
211

Réplica ahora tendrá como personaje de fútbol americano a Víctor Manuel del Villar, quien comparte que también fue jugador de soccer, baloncesto y fútbol americano, además de practicar el ciclismo, natación y alpinismo, además de ser uno de los médicos más reconocidos en la zona de Tepeji del Río, Hidalgo.

El doctor Del Villar inició jugando fútbol americano en ICL, que se convertiría posteriormente en ICLA, Víctor Manuel jugó siempre de centro y su pasión por el deporte de las tacleadas lo compartió con sus grandes amigos Valdo Cravioto, Arturo “Naco” Cruz, entre otros, con los cuales hizo historia en aquellos años que practicaban este deporte allá en el estadio Margarito Ramírez, que a decir del médico Del Villar tenía pasto árabe porque éste “crecía para abajo”. Sus inicios en el emparrillado fueron a lo natural y uno que otro usaba casco.

Comenta que “en aquellos años se fueron ganando algunos juegos hasta que nos enfrentamos a la Academia Militar México, que nos hizo ver nuestra suerte. Recuerdo que tenían un bar nariz que me pasó por encima, me pisó, me humilló y ahí me di cuenta de que este deporte se juega con inteligencia”.

Agregó que “recuerdo que la primera utilería que tuvimos fue de deshecho de Pumas de la UNAM, que gracias al doctor Rojas Corona pudo tramitar que se nos obsequiara. El 14 de diciembre de 1958, con esa utilería y esos uniformes, caminamos toda la calle de Guerrero detrás de la banda de guerra que nos iba abriendo paso desde el ICLA hasta el Estadio Revolución, en Pachuca, donde ya nos esperaba el 44 Batallón de Infantería, debidamente uniformados de color verde, rojo y su casco color dorado (como lo marca la línea militar). Y en ese escenario se dio por inaugurado el estadio con un juego del deporte se las tacleadas”.

Dando la patada inicial el ICLA y le correspondió la primera ofensiva al 44 batallón. Previo al inicio del juego el general Alfonso Corona del Rosal, siendo gobernador interino del estado de Hidalgo y Oswaldo Cravioto, cortaron el listón dando por inaugurado el estadio Revolución.

Durante el juego, Del Villar llevó a cabo las enseñanzas de su coach, de clavar la barra en el piso para abrir los huecos y esto funciona ya que el resultado fue un abultado 44-4 a favor del ICLA y como anécdota quedó que después del juego todos los participantes del 44 batallón fueron arrestados por tres días.

Del Villar nació en Pachuca, Hidalgo, pasó su infancia en la avenida Cuauhtémoc, realizando todos sus estudios en esta ciudad hasta el tercer año de Medicina y se fue a la Ciudad de México a la UNAM para graduarse como médico y ahí dejó de lado al fútbol americano.

Llegó a ejercer su carrera al IMSS de Tepeji del Río, donde radica actualmente, vio crecer la ciudad y como buen deportista se dedicó a entrenar muchachos en fútbol soccer llegando a tener una franquicia de Tercera División.

Los pasados 14 y 15 de febrero del año en curso, en el polideportivo de la UAEH, recibió un documento que lo acreditó como miembro del recinto de los Inmortales en Safanal, a manos de Juan Castillejos, presidente nacional, donde también estuvo presente el delegado estatal, Ariel Rubio Minero.