Brutal y caótica, así es “Recursos In-humanos”, serie francesa en Netflix

0
88
Brutal y caótica, así es “Recursos In-humanos”, serie francesa en Netflix.

La falta de dignidad, el abuso constante, el desprendimiento de uno mismo, sólo lleva a la degradación, esa muestra queda retratada en la serie francesa “Recursos In-humanos” (2020), ya en Netflix.

 

En “Recursos In-humanos” un hombre que lleva seis años en el desempleo, ante una oferta como reclutador, deberá enfrentarse a lo más oscuro de él mismo: tomar rehenes.

 

“Hay arrogancias

tan bien cimentadas

que te dan unas

ganas terribles de abofetear”.

 

El planteamiento de esta serie es muy sencillo: ¿a qué está dispuesto un hombre por obtener un empleo?

 

Sobre todo si la propuesta de trabajo viene de una empresa que está a punto de despedir a mil 200 empleados por aquella mentira corporativa de “hacer más con menos”.

 

-“Con esa gente que enarbola su integridad moral, se puede estar seguro de que hay muertos dentro de todos los armarios.”

 

La respuesta es lo más oscuro que guardan las personas dentro de sí, en medio de un momento de crisis.

 

El actor y exfutbolista marsellés, Eric Cantona, da vida (si es que eso se puede llamar vida) a Alain Delambre, un hombre de 50 y tantos, desempleado.

 

Cuando la empresa en la que trabajaba decide despedir a los mayores y contratar a personas jóvenes.

 

LA CONSTANCIA DE LAS HUMILLACIONES

 

Durante los años en los que no se ha recuperado tiene que enfrentar constantes humillaciones en un trabajo que apenas le paga para medio comer.

 

Por si no fuera suficiente tiene la enorme deuda de su departamento, que está a punto de perder, y una familia que presiona y se conmisera de él todo el tiempo.

 

El protagonista de “Recursos In-humanos” está a tope, ha guardado enojo, frustración, es una bomba a punto de estallar.

 

Así llega una oferta de trabajo misteriosa; lo de tomar rehenes no era cierto (por ahora), es un juego de roles, él estará encargado de presionar lo suficiente a los gerentes para descartar al que resista menos la presión. Gana el puesto quien quede vivo.

 

Aquí puedes ver el tráiler de esta serie; dale play:

 

Ellos no saben que están en un juego, así que la toma de rehenes parece real, al mismo tiempo él compite por el puesto de reclutador.

 

Demasiada presión para un hombre que tiene toda una vida apostada en este trabajo, así juega también “Recursos In-humanos” con las posibilidades.

 

Para prepararse toma clases con un expolicía acusado de malas prácticas, no habrá quien le gane.

 

Para esto tiene que conseguir dinero, se obsesiona y como en todas las series va perdiendo a su familia.

 

PERSPECTIVAS EN “RECURSOS IN-HUMANOS”

 

El discurso de las cámaras en “Recursos In-humanos” es más que importante, como si la misma cámara que cuenta la historia buscara una salida.

 

Una que no aparece y sumerge en el caos del protagonista, en su desesperación y en el despojo de sí mismo.

 

Y este apenas es el inicio de la serie, (¡SPOILER!) desde el inicio de la serie sabemos que la historia se cuenta desde una cárcel, ¿qué puede salir mal en un juego de roles?

 

Un poco de todo, ahí está la verdadera historia. Además, el mérito de las series de Francia es mostrar el glamour de las noches parisinas, en esta no.

 

Aquí el director, Ziad Doueiri, muestra la crudeza de un mundo capitalista que siempre deja en desventaja a los más vulnerables.

 

En Francia “Recursos In-humanos” se encuentra como “Dérapages”, que significa “deslizamiento” (hacia la locura), es la versión en serie corta de la novela de Pierre Lemaître.

 

De verdad que no hay capítulo soso (tal vez el primero, pero vale la pena), el ritmo hace que el espectador entre a la crisis, al caos.

 

Réplica le da las 5 estrellitas y un bono extra, porque el discurso del contrato social podría cimbrar todas las estructuras mundiales.

 

La humanidad se endeuda, trabaja, estudia, tiene una familia y, al final, el sistema sólo brinda una cachetada.

 

Seis horas de maratón para cualquier fin de semana, y está disponible en Netflix.

 

“Para nadar contra corriente

hace falta una energía inusitada…

o estar dispuesto a morir.

Yo cuento con ambas cosas”.

 

Más para maratonear: “Rita”, la maestra que nadie quiere, pero todos necesitan

 

 

jjh