“La maldición de Bly Manor”: suspenso, terror, amor, dolor.

“La maldición de Bly Manor”: suspenso, terror, amor, dolor

0
232

Siempre será un reto retratar una novela en la pantalla grande o en la televisión y aunque el director Mike Flanagan tomó diversos riesgos, el resultado de “La maldición de Bly Manor” puede calificarse como bueno.

Para quienes leyeron o releyeron, en este caso antes de ver la serie producida para Netflix, la novela “Otra vuelta de tuerca”, de Henry James, “La maldición de Bly” puede parecer muy alejada.

Sin embargo, hay que recordar que esta serie, que si bien retoma elementos muy parecidos, algunos actores o actrices y hasta escenarios más que similares de su antecesora*, es una reinterpretación de una de las mejores historias jamás contadas sobre ¿fantasmas?

“Otra vuelta de tuerca” pasea por infinidad de rutas, caminos por momentos asfixiantes y una narrativa sobre todo psicológica acerca de cosas que pueden o no estar ahí, afectadas, inducidas, por la memoria o la enfermedad.

“La maldición de Bly” reproduce varias de estas sendas, pero va mucho más allá de los personajes primarios narrados por la pluma gótica de Henry James, lo que ya es de por sí arriesgado.

LA MISMA FÓRMULA DISTINTA MALDICIÓN

Mike Flanagan y compañía apuestan por una fórmula que les funcionó muy bien en el pasado, con otra reinterpretación de novela en “*La maldición de Hill House”, serie basada en el magistral libro de Shirley Jackson, que tampoco se parece mucho al texto original.

No obstante, en definitiva esta nueva producción con tintes sobrenaturales, terror y una incansable vena romántica (no consagrada en la novela de James) destaca por su mayor riqueza descriptiva.

Cada personaje de "La maldición de Bly Manor" es una especie de laberinto por el que hay que viajar como espectador.
Los personajes de esta serie son una especie de laberintos por los que hay que viajar. Fotos: RRSS

Cada personaje es un laberinto, eso sí muy distintos seguramente a los concebidos en la cabeza de Henry, que va a su vez tejiendo lazos dentro de una maldición que se ensancha o se comprime dependiendo de cada mirada.

LA INSTITUTRIZ ABRAZA LA MALDICIÓN

La historia de la au pair (la institutriz de los pequeños y hermosos Flora y Miles) es también el punto focal desde el que todo fluye y se estructura, una tela de araña que requiere ir y venir al centro y hacia afuera.

Si en las historias de terror incorporar a un niño siempre genera escalofríos, contar con dos otorga nuevas sensaciones.

Los niños Flora y Miles son parte de los elementos psicológicos más importantes con que cuenta la historia de "La maldición de Bly Manor".
Flora y Miles como parte de los elementos psicológicos más importantes con que cuenta la historia.

Lo real, lo imaginario, la oscuridad de la propia fuente (que es a veces un pozo), produce en “La maldición de Bly Manor” un lenguaje visual que por momentos estrangula al espectador.

¿Ya viste el tráiler o le sacas?:

Esa delgada línea entre lo posible, lo que en realidad es y lo que sólo concibe una mente no es nada sencilla; sin embargo, Mike Flanagan consigue con éxito esta traducción a la pantalla chica.

En definitiva “La maldición de Bly Manor” sabe mucho mejor después de saborearse “Otra vuelta de tuerca”, pero para quienes no la han leído aún les dejará un buen sabor de boca.

“La maldición de Bly Manor” es, en el fondo, una historia llena de mensajes de amor y, como dice una de sus protagonistas: “el amor es dolor”. Primera temporada disponible en Netflix.

Seguro te va a gustar: “Su casa”, una película para reflexionar sobre el horror… de ser humanos