‘Las formas antiguas’ de Netflix ¿hablamos de misticismo mexicano?

0
248
‘Las formas antiguas’ de Netflix ¿hablamos de misticismo mexicano?

En Réplica somos honestos: esperábamos mucho de “Las formas antiguas”, la nueva película de Netflix que en una semana se coló entre los primeros 10 más vistos, la producción prometía plasmar la magia que existe en Catemaco, Veracruz, el centro del misticismo mexicano:

 

“¿Lo logra?” Sí.

“¿Y lo hace bien?” Pues…

 

Todo comienza con una mujer que es periodista (curiosa por naturaleza) que regresa a su natal Catemaco por una investigación periodística sobre la magia que existe en este lugar.

 

Sin mucha credulidad en el tema, entra a la cueva de La Boca… a partir de ahí, brota en ella algo que siempre tuvo dentro, un demonio que vive de su tristeza, de la ira y el rencor que ha guardado.

 

Ella es retenida en la comunidad por Luz, una de las brujas más poderosas de la región y su hijo, el fin es sacarle ese demonio que la posee.

 

Con buen presupuesto pero las mismas "fórmulas del miedo" esta película queda mucho a deber.

Con buen presupuesto pero las mismas “fórmulas del miedo” esta película quedó mucho a deber.

 

La reportera no cree que esto sea real, viene desde Los Ángeles, en Estados Unidos, con un problema de farmacodependencia y un vacío existencial que la anclan en la oscuridad pero le hacen regresar a su raíz.

 

“Las formas antiguas” son esos conocimientos ancestrales que todos han escuchado, pero pocos han visto.

 

LOS EJEMPLOS DE “LAS FORMAS ANTIGUAS”

 

Esta película tiene ejemplos que incluso son del conocimiento de muchas comunidades en México; verbi gratia, el círculo de sal como protección o el ruido de los grillos para alejar las presencias demoniacas.

 

Otra de las características de “Las formas antiguas” es que para saber si el demonio está dentro de una persona le ofrecen leche, si la bebe es que está a salvo, si no puede beberla algo de la oscuridad vive ahí.

 

Esta y otras expresiones del misticismo mexicano sí quedan retratadas, pero Catemaco es mucho más que eso, el lugar es famoso por la brujería y los trabajos que se realizan para bien y para mal, ahí el mundo es otro, tiene un filtro diferente que queda muy lejos de esta producción.

 

El guionista, Marcos Gabriel, retrató varias de las costumbres mexicanas sobre la brujería, pero se queda corto para desentramar lo que representa el auténtico misticismo mexicano.

 

“Las formas antiguas” parece otra película de exorcismos, con secuencias predecibles, amenizada con sones veracruzanos, como la canción más popular del estado: “La Bruja”.

 

La otra parte de la película la llevó Christopher Alender, como director de escena, sin duda el filme cuenta con producción (se ve que hubo dinero) y fórmulas ya conocidas “para asustar al público”… y ya… eso es todo.

 

Réplica le da dos de cinco estrellitas, le agradecemos mucho el mérito de poner a Catemaco bajo el ojo público, pero la película no pasa de lo habitual y de los lugares comunes de la brujería.

 

Le tiraron a un chaleco demasiado grande… en fin.

 

Aquí puedes ver el tráiler de “Las formas antiguas”… si quieres:

 

O bien puedes leer: “Verónica”, una película para darle oportunidad al suspenso mexicano

 

 

jjh